lunes, 27 de octubre de 2008

Medianoche


Suenan las doce campanadas, y ella se queda mirando fijamente, como las dos manecillas se han juntado, como si fueran una sola, en la parte superior del reloj...

Cierra los ojos... y su alma escapa de su cuerpo... para entrar sigilosamente en la habitación que todavía permanece encendida.

Le mira... y su corazón late más deprisa. (Las almas también tienen corazón). Mira su cama y estira las sábanas poniendo en cada pliegue, mil caricias. Las que no le puede dar.

Ordena los papeles que ha dejado tirados por el suelo, y dobla la ropa que se pondrá mañana, con cuidado, con mimo...

Él no sabe de su presencia, la oye moverse por el salón y respira profundamente... Mientras... ella lo mira y recuerda tantas cosas...

Su niñez, sus enfermedades, sus juegos, sus enfados, sus pequeñas alegrías y no sabe en que momento falló, ni cual es su culpa, pero respeta el distanciamiento, aunque le cueste la vida. Si es por su bien...

Las miradas del alma son profundas, y ella lo mira... queriendo acariciarlo con la mirada, abrazarlo como hacía tiempo que no lo abrazaba...

Van saliendo lágrimas de sus ojos y ahoga un sollozo, pero se acerca a él y deposita en su cabeza, el más tierno de los besos, mientras quedamente, le dice: Feliz cumpleaños, hijo mío...


Malena

43 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Hola Malena:
No se puede escribir con mas ternura. Hijos, madres, vida.
Besazos.t

El antifaz dijo...

Malena, me has tocado en el punto débil. Imagina lo que has escrito, pero al revés. Yo me acerco a ella y le digo: Feliz cumpleaños, mamá.
Un beso mi dama oriental.

Malena dijo...

Antifaz, desde lo más hondo de mi corazón, un beso muy grande.
.......

Jesús, gracias.

Un beso.
........

Señor Oscuro dijo...

Los hijos lo son todo para una madre. Me ha gustado el texto :)

Un besote!!!

Dashina dijo...

Sea cual sea cómo se encuentre, su situación, su estado, la madre siempre lo dará todo por su hijo, lo posible y lo imposible, su vida si es necesario.

Besos y abrazos!

Pablete dijo...

No sé otros padres pero yo al menos también daría todo por mi hijo.....

Malena cielo, tus escritos me emocionan y no me avergüenzo de que se me mojen los ojos.....

Un besazo fuerte....

SOL dijo...

Existe mayor ternura que esta??? No creo !!! ME LLEGÓ AL CORAZÓN Y AL ALMA!!!

Gargola dijo...

'Vuestros hijos no son hijos vuestros.
Son los hijos y las hijas de cuanto la Vida desea para sí misma. Son concebidos por medio de vosotros, mas no de vosotros.
Y aun estando con vosotros, no os pertenecen.'
Me gustan esos versos de Kalil Gibran - tengo el poema entero en la columna izquierda del blog (coincidentemente ayer estuve comentando sobre este poema con Toro). Mi padre solía declamarlo en mi la adolescencia y lo veo de gran sabiduría. Los encuentros, aunque tarden, siempre ocurrirán si lo que se planta es amor y respecto. Ya llegará la complicidad… ¡falta menos del que imaginas!
Besos

Raquel Fernández dijo...

Un texto muy tierno. Mientras lo leía imaginaba todo el tiempo la carita de mi hijo.
Un beso muy grande y que tengas una buena semana.

Amaya dijo...

El amor de una madre..Lo único infinito, lo único real, lo único eterno, lo único incondicional...Besos Malena, desde mi corazón emocionado

Mar y ella dijo...

Linda que emociòn leerte hoy se me enterneció el corazón...eres una bella madre y una preciosa mujer.....
que placer leerte siempre


Mariella

Adolfo Payés dijo...

bello malena como siempre gracias por compartirlo...

un abrazo

fgiucich dijo...

Esos hijos que nos ha dado la vida, aunque se vistan de alas y vuelen muy lejos, viviràn por siempre en nosotros. Hermoso texto, amiga. Abrazos.

josé javier dijo...

Querida amiga, qué ternura y sensibilidad. Me emocionastes.
Un beso. J.J.

PD: Hay buenas noticias en el Céfiro del oeste.

alkerme dijo...

Me ha parecido muy tierno pero también triste, no sé...

Un besito, guapa!

manuel de la rosa dijo...

que no haría una madre en su cabal comportamiento...una vez un amigo me dijo "lo más maravilloso que me ha ocurrido es ser padre"... le contesté: ¿maravilloso?... ¡que va!... me llena de satisfación... maravilloso fue decidir tenerlo...besos

Jessie dijo...

Ay ay Malena, que lindo. Sabés? este post tuyo describe perfectamente a mi abuela y a mi papá.

Te digo, que ya hace mucho tiempo que mi abuela no ha dicho ni siquiera: Hijo te quiero.

Y hace tiempo que no le da un beso. Ya te imaginarás como se siente mi papá.

Mi papá no lo demuestra porque se convirtió en el hombre de hielo. Aún así mi papá me quiere, y yo lo quiero a él y también quiero a mi abuela.

Te saludo y me despido.

Atentamente:
Jessie

Trini dijo...

Es muy triste sentir ese distanciamiento que no se sabe cómo ni cuándo llegó, pero que está entre madre e hijo hiriendo a ambos.

Me parece un texto muy tierno y bello, pero que rezuma cierta tristeza.

Besos Malenita

Mi Chica dijo...

Especialmente tierno.

Un beso Malena

Juan dijo...

Malena

El amor de madre es único. Daría su vida por su hijo, si fuera preciso.

Mucha ternura encierran tus palabras, amiga.

Que Dios te siga bendiciendo.

Un abrazo.

Juan Antonio

La Gata Coqueta dijo...

Hola mi querida amiga Malena!!

Ayer fue el primer día que he salido al mundo exterior bloggero.

Llevo tres días que me encuentro un poco mejor y ya no puedo pasar sin saber de las vivencias de los blogs amigos.

El post que has puesto es precioso, muy dulce con una gran cantidad de amor y cariño, como solo una buena madre lo sabe trasmitir.

Te deseo una feliz semana y te envió un par de besos para cada mejilla.
Hasta pronto apreciada amiga.

Shanti dijo...

Maleeeeeeee me ha hecho llorar este texto y el Ave María...
hermosa combinación pero no pensé llorar hoy...al menos es por algo hermoso.

Un beso preciosa
me voy con el corazón arrugadito

Calle Quimera dijo...

Los hijos crecen, Malena, llega un momento en que ya no son nuestras manos y nuestro amor quienes los moldean, sino ellos mismos y sus propias circunstancias, que nunca son las nuestras. Son personales e intransferibles. Quieren independencia para crecer y ser ellos mismos, personas autosuficientes, y a veces el camino que eligen está tan lejos del que hubiéramos querido para ellos... Tan lejos de ese en el que nosotros también tenemos cabida...

Por mucha distancia que se produzca entre una madre y un hijo, ¿sabes qué...? Nunca, nunca dejarán de ser nuestros hijos, siempre podemos dejar que al menos nuestra alma se cuele en su habitación para besarlos, abrazarlos y decirles cuánto los queremos. Eso nadie nos lo puede arrebatar.

Un beso muy grande, y otro en el centro del corazón de esa alma hermosa. Tan hermosa...

©Claudia Isabel dijo...

Malena, nada más hermoso que nuestros hijos, verdad? se convierten en el centro del universo...yo no puedo parar de mimarlos!!!
Un abrazo amiga linda!

Alex dijo...

...uuuuffff...que bueno!...
...has descrito tan bién algo tan pasional, tan irracional...
...hago tus palabras mías...

Kisses!

mi despertar dijo...

Unidas Malena es sentir nuestros espíritus juntos..
bello
tu música me transporta
lo mismo
que
tu
amistad

Gilbamar dijo...

Hola Malena!

A ternura surge no sussurro de cada palavra tua e vai deslizando por sobre nossos corações como uma leve brisa acariciante.

Mui belo!

Abraços.

CHECHE dijo...

Que texto más bello, que te puedo contar, tego tres hijos y son lo más hermoso que mi marido me pudo dar, los he criado con mucho cariño, disciplina también y hoy son dos mujeres hermosas por dentro y bueno también por fuera, y de mi "pequeño" 1,84 cms de ternura, mucho caracter pero muuuy sensible, sin duda mi mejor obra son mis tres hijos (ejemplo de mis padres, nos educaron !!5 hijas!! entre cariño, respeto y saber que la vida que les hemos dado junto con la educación y el respeto, han dado como resultado !!un sobresaliente!! Besos Malena.
pd. por cierto la cancion del Ave María de,Il Divo preciosa.

Maria Rosa dijo...

Malena, no puedo dejar de transportarme con el Ave MARÍA de fondo, una mujer pidio a su amante que le trajera el corazón de su madre, él se lo sacó. En el camino cuando se lo llevaba a su amada, se cayó y el corazón exclamó "¿Hijo, te haz hecho daño?".
Las madres nunca dejaremos de amarlos aunque ellos no sepan cuanto, algun día llegará, quizas cuando ellos sean padres.
Un abrazo muy grande
María Rosa

Ocasiones dijo...

A veces los hijos esq somos algo crueles con los padres, la verdad (y viceversa), pero supongo que la vida es así. Nada es como lo vemos.
Precioso, mañana mismo voy a darle un besazo a mi padre y a mi madre con su correspondiente abrazo (conste que se lo hago muy a menudo)
Un beso!

El Dueño de los Cajones dijo...

Bello.

Como sólo lo podría decir mamá.

Vulcano dijo...

Ella debe aprender nuevamente el camino del abrazo.
Ella debe dejar el miedo y soltarse.
El será un muro al principio
Todas las paredes caen ante
el fuego del amor de una madre.

Abrázalo más a menudo,
en un felíz no cumpleaños.

Besos,

Vulcano.

Goathemala dijo...

Intimista y enternecedor texto. Ley de vida que esa carne que fue parte de uno acabe produciendo añoranza y un desmedido amor.

Muy bello texto.


--
Saludos, Goathe.

Durrell dijo...

A veces hay muros incomprensibles que no deberían existir ¿son realmente necesarios para el desarrollo sano de la nueva personalidad? Dicen que sí, pero duele.

Excelente texto, madre Malena.

Una gran abraçada.

SOL dijo...

Estoy esperando un nuevo post ... pase a ver si habia algo nuevito!!! De todas maneras te dejo un beso de dia miercoles!!!

Betty Branco Martins dijo...

.querida Malena






.mayor amor


_____amor de una madre





por su hijo_______...






besos______mil______cariño

Doncel dijo...

Malena:
Hoy te has colmado de ternura materna.

Una vez más felicidades por tu sensibilidad.

BESOS

Adrisol dijo...

hola Malena!!!
sepas disculpar mi atrevimiento, pero a través de otro blog, encontré el tuyo y entré.
sólo quería mirar, pero con tus relatos y la música, no pude más que escribirte.
bello lo que haces, con una ternura infinita y una calidez incalculable!!!!!!!!!!!!!
te felicito desde el corazón................

runner48 dijo...

Aquiles tenía un punto débil, yo no soy Aquiles pero sí tengo ese punto y acabas de clavar un dardo emocionado en él...

Jesús Arroyo dijo...

Hola:

Hace tiempo se creó “Adictos al Verso”, un blog, un espacio para musas y tinta, un juego donde poder participar sin otro fin que el literario, un reto para estar. Semanalmente se pone un reto y podrás añadir tu solución desde “Comentarios”.
¿Te atreves? ¡Seguro que sí!

La dirección es http://adiccionalverso.blogspot.com/

¡Nos leemos!

indya dijo...

Querida Malena, dos post anteriores, hablando de amor, te dije textualmente:

''La necesidad crea dependencia y yo no quiero depender de nadie ni que nadie dependa de mí''

Hoy has desmontado mi teoria de un plumazo dejando mi alma al aire, porque, indiscutiblemente, el amor a un hijo, no tiene limite.

El dia que nacio mi pequeño, su padre corto el cordon umbilical,cortando el alzo que nos habia tenido unidos en carne durante nueve meses. Irremediablemente,algo se rompio en mi,pero cuando segundos despues acurruque a mi pequeño en mi pecho... supe que un lazo invisible, irrompible e iquebrantable habia unido nuestras almas eternamente.
Dependencia 100%.
Besukkiss.

P.D: Perdon por la falta de acentos, el teclado hoy se levanto con el pie izquierdo.

manuel rubiales dijo...

Me siento conmovido, se me agolpan emociones y sensaciones, abrazos brindados y los que están por brindar. Escalofrío.

♥ ♥ ♥ JOSELYN ♥ ♥ ♥ dijo...

Atraía su mirada dulce, su sonrisa acariciaba, y su voz, su incomparable voz, dulcemente de una madre aquella voz que el hijo puede resonocerla aun sin verla solo sentir... Un amor incomparable e inigualable, ese amor incomparable es el amor de una madre... la verdad es que no tengo hijos, pero desde pequeña mi madre me ha amado mucho, pero describiendola en ti AMIGA MALENA con tu escrito me siento la hija más orgullosa... DIOS TE BENDIGA GRANDEMENTE Y TE CONSEDA MUCHO LO QUE ANHELAS