jueves, 1 de octubre de 2009

¡Que suerte ser rana!


No es normal que alguien se deje un libro abierto con un bolígrafo señalando la página, al menos, eso pensé aquella tarde en que decidí caminar por el Paseo Marítimo, intentando aliviar la pesadez de cabeza con la que me había obsequiado el día.

Como decía, aquel libro parecía haber sido abandonado por su dueño debido a algún suceso repentino que le hizo olvidarse de él. El banco estaba vacío. Miré a mi alrededor pero solo habían parejas paseando tranquilamente, aprovechando los últimos rayos del sol.

La curiosidad pudo más que la prudencia y tomé el libro entre mis manos cuando, de repente, cayó al suelo una hoja doblada en la que se habían escrito algunas palabras. ¿Es ético leer lo que alguien había escrito quizá en un momento de intimidad? En aquellos momentos, decidí que tenía permiso para hacerlo y, sentándome en el banco, inicié la lectura de algo que sin querer tocó mi corazón.

...................

"Arrullada por las olas del mar y perdida mi vista en el horizonte, ha llegado hasta mí tu imagen, pero he sentido dentro de mí que ya no me hace daño, que puedo observarla de forma indiferente como nunca pensé que podría hacerlo.

Ahora, desde la distancia que me otorga el tiempo, y sin la venda que cubría mis ojos, puedo mirar la película en que se convirtió mi vida.

Fui manipulada, aunque es verdad que yo me dejé manipular, convirtiéndome en la princesa de un hermoso cuento de hadas hasta que una vez utilizada, quisiste escribir el cuento al revés, y con un beso convertirme en una pequeña rana, pero no te diste cuenta de que las ranas saltan y escapan a toda velocidad, sobre todo, cuando te das cuenta de que el príncipe escribió su propia película con un único guión, que repetía textualmente hasta la saciedad, variando solo la protagonista.

¿Mereció la pena? ¿Valieron los sueños para algo? No. A cada pregunta contesto que no. Si puedo sacar algo positivo de aquella relación es haber aprendido que existen personas como tú: cartón piedra rodeado por un aura que pintaste de bellos colores para atraer a tus presas.

El sonido de las olas sigue arrullándome y respiro profundamente. Tomo en mi mano tu imagen y soplo sobre ella. Hacia el horizonte va, difuminándose, el rostro de un fantasma..."

.................

Doblo otra vez el papel y lo introduzco dentro del libro. Lo dejo en el mismo lugar en que lo encontré y sigo mi paseo mientras el sol es apenas una pequeña bola naranja perdiéndose en el horizonte. Solo una frase se repite en mi mente: ¡Qué suerte ser rana!

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Malena:
Pienso como tú, !que suerte ser rana!,pero creo que se puede so-
lucionar, todo depende de las ve-
ces que hayas vivido el cuento.
Lo que pasa es que alguna vez,
puede venir de verdad el principe...
Voy a intentar enviarte este
mensaje con mi nombre, sino
sale, seguiré tus instruccio-
nes. Muchos besos. musa.

Raquel dijo...

Que bien escribes, Malena. Me ha gustado mucho el texto.
Un saludo.

Soñadora dijo...

Malena, triste el momento en que abres los ojos y descubres la realidad, pero en esos momentos es útil ser rana!
Besitos amiga

Calle Quimera dijo...

Te mando un beso.Salud¡¡¡

Calle Quimera dijo...

Príncipes de estos los hay, Malena, monos que se visten de seda y por un tiempo parecen eso, príncipes, hasta que se les caen las sedas y muestran en realidad lo que son.

Sí que es una suerte ser rana, poder dar el salto y escapar, porque hay quien se queda princesa encerrada en la torre de por vida...

Precioso cuento, niña. Un besazo enoooorme.

Abril Lech dijo...

Frente a "semejante principe" es mejor ser rana. Claro! Al menos se es libre.

Las princesas libres no existen en ningún cuento????

Mery Larrinua dijo...

Si, hay ocasiones en la vida que seria mejor ser rana, pero no seria mejor aprender a saltar?
que gusto mucho el relato. besitos mery

Adrisol dijo...

me encanta cómo relatas...
me fuiste llevando de una manera magistral hasta el desenlace!!!!!!!!!!!
felicitaciones..

besos,reina

TORO SALVAJE dijo...

Para ser una princesa así mejor rana.
Desde luego.

Besos.

TriniReina dijo...

Nunca creí en los principes; aunque alguna vez me he sentido rana, no de la misma especie de esta que nos relatas, sino de otra especie. Hay muchos tipos de rana, pero todas tienen ancas y saltan; pueden saltar...

Besos

Prometeo dijo...

Que buen relato, una vuelta de tuerca a la eterna histoira de los cuentos de antaño, maravilloso y una escritura casi perfecta...un fuerte abrazo.

anamorgana dijo...

Mejor ser rana. No existen los príncipes ni princesas.
claro que¿Quien no se ha puesto una venda en los ojos?
Escribes muy bien, me ha gustado.
Un abrazo
anamorgana

azul dijo...

Muy bonito relato...a veces estábien ser rana...

Un beso Malena

Sol dijo...

Que suerte haber sido rana en este caso!!!
Que bueno que se haya dado cuenta que solo fue una historia escrita para un beneficio personal...
Excelente Male, besos llenos de luz para ti y buen fin de semana!!!

RECOMENZAR dijo...

Te leo y sonrio mientras las letras se enlazan conmigo....... besos y lo mejor para vos en en este finde........

Elsa dijo...

No sé, Malenita... Me parece que el príncipe del cuento se quedó en sapo; y yo, por supuesto, pienso lo mismo que tú: mil veces ser rana.

Besos.

Elsa.

fgiucich dijo...

Los libros simpre dan una sorpresa y en tus manos, la escritura hizo el milagro necesario para que nosotros disfrutemos. Abrazos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Siendo rana siempre te queda la libertad de dar el salto de aqui para allá...y buscar el príncipe que más te guste o convenga...que a veces no es lo mismo..saludos

Wara dijo...

Una rana valiente, Malena, una rana que conociendo el cuento sea capaz de revelarse. Porque sí, hay príncipes...

Un fuerte abrazo, feliz fin de semana.

Catalina Zentner dijo...

Ser rana, en este caso ha sido una buena elección.

Abrazos,

lully desnuda dijo...

Has robado una sonrisa pues tu escrito es una pausa deliciosa para comenzar un buen fin de semana

Hapy weekend for you too!

Hugs again!

NOVA dijo...

Afortunadas ranas que tienen el privilegio de saltar.
Ese cuento se escribe de a dos, en impares no vale.
Besin

El antifaz dijo...

Pues sí; hay miles de charcas donde saltar.
Cruack! Un beso, cruack!

Anónimo dijo...

Pues no te digo nada ser sapo.

Anónimo dijo...

¿El echarle la culpa al pobre príncipe, que estaba en su principado tranquilamente y sin avivar ilusiones, fue solo por despecho de a saber qué?

Carmen dijo...

Hermoso texto Malena. Y un ¡bravo! por la rana.
Besotes

La sonrisa de Hiperión dijo...

Croac, croac... Alguien me quiere dar un beso? jajajaja

Saludos y un besazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

PD. En caso de beso me niego a convertirme en príncipe... que con la mala suerte que tengo, seguro que salg borbón jajajaja

Un beso!

KUBAN dijo...

He llegado hasta aquí y me voy seguro de que volveré. Un abrazo.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Bonito cuento amiga Malena...Por desgracia los cuentos siempre que se cuentan en la vida real suelen acabar al revés...como este. Yo también prefiero ser rana, una bien gorda, una bien verde antes que vivir entre decorados de cartón piedra...Aunque a veces sean éstos los que rijan nuestros destinos.

Besos desde el Mediterraneo¡¡

RECOMENZAR dijo...

Hola querida aca estoy sin acentos hoy escribiendote desde mi laptop Te traigo el cafe que me pediste fuerte y macho tal cual te gusta a vos ...Realmente te aseguro nos divertiriamos juntas vos y yo!jajja
besos compinches.

RECOMENZAR dijo...

Y me olvidaba te traigo azucar morena organica con sabor a fruta madura ....Y creo que me conoces mas de lo que yo te conozco a vos.jajja
hoy tenemos ganas de divertirnos y hacer del blog un email sin que nadie nos lea.........
besos amiga que seas feliz hoy

Amaya dijo...

Todos llevamos dentro la rana y el principe..y el secreto para ser feliz esta en saber en que momento debemos adoptar uno u otro papel..
Mil besos Malena

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Me ha gustado tu relato, Lady Malena. Ser rana, besar sapos... Un beso.
LADY JONES

Maria Varu dijo...

no me gustan las ranas, pero en este relato evidentemente convertirse en rana fue hallar de nuevo la libertad, una libertad que cuando participa el corazón es dolorosa, pero el tiempo sin duda difumina lo que resultó ser un principe-fantasma o mejor un fantasmón.

besos Malena

Soy-yo-mara dijo...

Rana,saltamontes o incluso pulga, para saltar lejos de semejante bodrio de persona.
Pero estaras conmigo en que el "bodrio" inspiro una preciosa carta que nos la hubieramos perdido de no existir.

GENIAL

Abrazos y besos

Nine dijo...

Momento sublime, ideal, cuando se cae la venda de los ojos y cada uno ocupa el lugar que le corresponde. ¿Justicia Divina? Algo será, pero llega, tiempo al tiempo.

Besos Malena.

Valdemir Reis dijo...

Hola Malena.

Vuelvo a matar a la nostalgia. Dónde puedo tomar el tiempo para visitar y ponerse al día. Confieso que me faltan las actividades de la cara, pero como dice el poeta, "un amigo es algo para mantener bajo llave, y dijo que la canción ..." Aproveche esta oportunidad para compartir el siguiente poema;
"Vive la Vida" ...
"Por qué es Vivir Exhale pura energía!
El retorno es una sonrisa.
Usted cree que el bien siempre gana el mal
Es hacer amigos.
Y siempre ser leal y fiel.
Transforma el dolor en alegría.
Os tenéis amor en el corazón.
Y perseguir los sueños, la inspiración, y el Proyecto
Siempre en busca de comprensión de las cosas.
Vivir es estar siempre de Paz
Uno le reza en gratitud por los dones recibidos.
La búsqueda es lo que se siente bien, y el otro también.
Recuerde que la vida es la sonrisa es el idioma universal.
Recuerde que es el final no lo hay.
Y sé que todo es una Recomeço eterna.
Y más vida, siempre con amor en el corazón. "A. d.
Los votos de un gran fin de semana. Mucha paz, salud y protección. Shine on forever! Quédate con Dios. Éxito ...

Valdemir Reis

RECOMENZAR dijo...

Gracias por tomarte el tiempo y conocerme Despues de tu primer email siempre te entendi y estuviste conmigo Ya ves las almas se reconocen

Albino dijo...

Fue una suerte encontrar el libro abandonado, una logica curiosidad abrirlo, un azar el que cayese la hoja manuscrita y un acierto el que nos las des a conocer.
Todos buscamos alguna vez una transformacion y la mia es la de ser payaso de circo, algo que creo que todavía puedo conseguir.
¡Como estan ustedes!
Un beso

Marisa dijo...

Me alegra que se hubiera
esfumado el fantasma
de cartón piedra.
Mejor ser rana.

Emilio dijo...

Un bello relato, Malena, y además formalmente bien escrito; ese paseo, esa carta, esa lectura, todo muy correctamente descrito.

Besos.

Marinel dijo...

Sí,qué alegría ser rana,para al fin,poder escapar de esa aura colorida y arayente,cuyo único objetico era capturar presas con las que pintar un final de cuento distinto...
Como siempre;creo que tus escritos son profundos.
Para recapacitar e introducirse en los pensamientos.
Besos mil.

Marinel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Obsidiana_Pura dijo...

No me gustaría ser una rana , ni tampoco una princesa, me conformo con ser yo.
Cuando se me permite.
Un beso o dos

Edna Clavijo dijo...

He leído tantas veces como he podido está historia.. ¡Qué suerte ser rana!
Siempre, cada día me repito la misma oración, que bien leer escritos de esta manera, que bien sentirse como hoy me siento...

I Feel fine..