miércoles, 28 de noviembre de 2007

Encantada


Ayer por la tarde, decidimos mi marido y yo ir al cine, así que nos dispusimos ( reconozco que con gran generosidad por su parte ) a ir a ver la última producción de la factoría Disney : Encantada.

Yo sí que iba encantada aunque con aquella postura de falsa superioridad del adulto que va a ver una película de niños.

Sacamos las entradas y entramos rápidamente pues se nos hacía tarde. La sala, para ser un lunes estaba ¿Cómo diría yo? llenita, cosa que me sorprendió en una película de este tipo.

Se apagaron las luces, me quité el abrigo y me dispuse a " tragarme" toda la publicidad. Una detrás de otra hasta que pareció que empezaba la película. Sí, empezaba, pero aquellos soldados en una guerra no creo que tuvieran que ver mucho con lo que esperábamos ver.

Sale el título y ... ¡Nos habíamos equivocado de sala!. Abrigo, bolso y carreras hasta la sala correspondiente.

Ahora sí. Aquella sí que era. En fin, una anécdota más para contar. Mi marido me miraba como diciéndome: ¡En qué follones me metes!. Una sonrisa de disculpa de niña buena, y a "arrebujarme" en la butaca.

La película se llamaba "Encantada" y la verdad es que me encantó. Mezclando seres reales con los de cuentos. La forma en como interaccionaban los dos mundos... todo me encantó.

Ya sé que nada de aquello podía ser verdad, pero Malena se hizo una niña que creía a pies juntillas todo lo que estaba pasando.

Nada era imposible en esa historia y me sorprendí gratamente de que a estas alturas de la vida, todavía fuera capaz de creer en los cuentos.

De pensar que aún queda en mí un poco de inocencia que la vida no me ha arrebatado. Me hice la protagonista y canté y bailé con ella. Me olvidé de que estaba en un cine y soñaba con principes y me aterrorizaba la madrastra.

En una de las veces y como estaba cogida de la mano de mi marido, sé que le sonreí como diciéndole: Gracias por haber venido conmigo.


Terminó la película como deben de acabar los cuentos de hadas, y yo, le di gracias a Dios por permitir que a pesar de los coscorrones que me ha pegado la vida, siga teniendo todavía un rincón en mi corazón donde siguen existiendo los sueños y donde todavía creo que todo lo bueno puede ser posible.


Malena

43 comentarios:

María Narro dijo...

¿por qué será que en estos días necesitamos ver películas que nos devuelvan nuestra niñez, la magia?

A mí me pasa igual, tengo pelis preparadas para ver en las tardes de Navidad.

Has visto El laberinto del Fauno??. Tú aún crees en las hadas y yo voy hacer una entrada en mi blog de cine en cuanto pueda.

Un abrazo con campanitas.

Mi Chica dijo...

El cine hace la gran mayoría de las veces que te sumergas en historias tan distintas y las disfrutes como protagonista...

Un beso Malena.

Paco dijo...

Creo que, en realidad, es ése rincon, ese poso de inocencia, de nostalgia juvenil, lo que nos hace superar las graves contradicciones en que entramos en la vida. Hay que soñar y no hay que dejar de ser niños. Un escritor/a es eso. Alguien que fabula constantemente. La realidad se nos presenta y no podemos rechazarla. La fantasía y las ensoñaciones debemos intentar evocarlas continuamente.
SALUDOS

Moony dijo...

Y no te canses de dar esas gracias jamás. Porque mantener viva a la niña, a veces, es muy difícil.
Pero, lo conseguimos ¿verdad? y cuando nos damos cuenta de que aún nos queda inocencia, de que todavía tenemos la capacidad de sorprendernos, es... maravilloso.

Enhorabuena por esa tarde mágica, al lado de un ser extraordinario.

Un beso grande.

Mainumby dijo...

El agradecimiento por tener intacta la inocencia, además de tener que ser para con la vida, debe ser para con vos misma. Es uno quien decide guardar la inocencia en el bolsillo del corazón, quien decide creer en duendes y hadas.

Precioso!!!


Un abrazo!!!

fgiucich dijo...

Una anécdota tierna e inolvidable, amiga. Abrazos.

Orestes (Ex Al) dijo...

Hace tiempo que no veo películas dse la factoria Dysney poruqe, en realidad, no voy mucho al cine y solamente veo algun DVD de vez en cuando.
Para mi, la irrepetible es "Fantasia" aquellos dibujos animados que bailan sobre partituras tan famosos como la quinta de Beethoven, la Rapsody in Blue de Gerswing, El Carnaval de los Animales, de Saint Saens , Pompa y circunstancia de Elgar o
El pajaro de fuego, de Stravinsky.
Es asistir a un concierto viendo dibujos.
Por cierto que hace unos meses se estrenó en Galicia una película similar, aunque con partitura original, que te recomiendo. Se llama "De profundis" y es una historia en dibujos de Miguelanxo Prado, el mejor creador de comics de España, vecino mío, por cierto. La musica es de otro coruñes, Nani Garcia.
Puedes ver un buen trairle de ella en el Google poniendo, simplemente
De Profundis y te saldra la pagina web
Un beso

mi despertar dijo...

Malena hermoso yo también soy asi ya ves pongo dibujitos en mi blog. escribime cuando tengas tiempo, y veo que todo anda a las mil maravillas.....te espero

manuel Rubiales dijo...

No sabía de esta nueva película, pero sé de un personajillo que corretea por mi casa, de cinco añitos y de nombre Julia, que a poco que me coja en un momento de ternura me arranca una invitación al cine. Y yo encantado, por supuesto.
Vinio y besos.

Malena dijo...

María, no lo sé, pero tienes razón, cuando van llegando estas fiestas nos volvemos más niños y necesitamos crear ese ambiente que vivimos cuando éramos niños.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Mi Chica, el cine tiene la gran ¿virtud? de hacernos vivir situaciones mágicas o ponernos en contacto con una realidad que está ahí pero no queremos reconocer. Prefiero por egoismo las situaciones mágicas.

Un besito.

Malena dijo...

Paco, estoy totalmente de acuerdo contigo. La realidad no la podemos evitar pero sí ponerle una manta encima para no verla y desarrollar esa parte tan íntima por lo querida que es la inocencia y la imaginación.

Besos, Paco.

Malena dijo...

Moony, es un milagro hoy en día conservar la inocencia pero también es verdad que tengo un ser a mi lado que procura desde hace un montón de años que nada me haga daño.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Mainumby, no es decisión de uno conservar la inocencia porque los años te la van quitando pero cuando ves que aún la conservas y crees en sueños y hadas, le das gracias a Dios por darte ese regalo.

Besitos, mi niña.

Malena dijo...

Gracias Fernando. No sé porqué pero creo que tú también eres un soñador.

Un beso.

Malena dijo...

Orestes, es verdad que "Fantasía" de momento es irrepetible pero confío en que se sigan creando excelentes películas de ese tipo.

Gracias por la información sobre "De profundis" en cuanto pueda la veré en el Google.

Gracias por tu visita y un beso muy grande.

Malena dijo...

Mucha, intuía por tus escritos que sigues teniendo esa frescura de alma que te hace ser niña y me alegro de que seas así.

Te escribiré, no lo dudes.

Miles de besos.

Malena dijo...

Manolo, no sé si te acordarás de la publicidad de un turrón que decía:" Y no llegará a la Navidad". Pues ese encanto que corre por tu casa en cuanto se entere y como te tendrá cogido el número (seguro) no creo que espere mucho para pedírtelo. ¡Quién sabe si este fin de semana!

Mucho vino y muchos besos.

(Un besito especial a Julia)

Maribel Sánchez dijo...

Si disfruto en una sesión de cine es con una película que logra devolverme aquellos años de niñez.
¿Será porque no he crecido?

Besos.

Ex Traño dijo...

me cuelo sin permiso para decirte que es perfecto poder disfrutar asi del cine... como cuando eras un niño.
un besote

Abril Lech dijo...

Pedacito de niña que no crece y que debe cuidarse por siempre!!! Ahora yo tembién quiero verla!!!! También recordé como María el Laberinto del Fauno mientras contabas, aunque una es toda en azules de ensueño y la otra en grises de realidades terribles...

Patry dijo...

Joooo estoy deseando verla. A mi es que me encantan las pelis para niños...que le vamos a hacer jejeje.
A ver si voy este fin de semna a verla.
Un besito!

Trini dijo...

Dichosa tú, Malenita, dichosa tú...

Voy poco al cine, pero cada vez que voy, siempre temo meterme en la sala equivocada:):)

Besos

en tierra de nadie dijo...

Jajjaa, a mi también me encantan las pelis Disney (o Pixar).

La capacidad de soñar e ilusionarse no debe perderse nunca. Todos somos en algún momento niños perdidos en el país de Nunca Jamás. La Wendy que ya creció y vive en el mundo real necesita un Peter Pan que le recuerde la niña que fue y que la fantasía es necesaria...

Precioso post con aire pre-navideño.

Un besazo

ETDN

pd.- Por cierto, gracias por tus votos en la encuesta de Yo-X, jejeje...

El perro andaluz dijo...

Pero si eres una soñadora empedernida mi querida Male. Lo transmites en cada línea y de paso nos llevas contigo a soñar.
Un besote hadita.

CATA!!! dijo...

Q bueno disfrutar a tal punto una pelicula, entrar en ella y sentirse protagonista... tendré q verla, de seguro yo tb la viviré....

gracias por tú, la gran Malena

un beso..

Carnmars dijo...

Nunca se debe dejar de ser niño...aunque en la vida de adultos a veces nos olvidamos no debemos dejar de soñar.

Yo tb kiero ir a ver esa peli, yo es q en el fondo todavia soy muy niña y pienso q todo en la vida tiene un final feliz.

Besicos.

♥♥♥JOSELYN♥♥♥ dijo...

Es increible como una simple sala de cine puede cambiar la manera de ver las cosas, esa magia conservas y emanas a tu amor jajajaj es divertida; quede encantada. Abrazos y Bendiciones chau chau

Malena dijo...

Maribel, estoy segura de que dentro de tí hay una niña que conserva intacta toda su inocencia y ¡es tan bonito!.

Miles de besos, mi niña.

Malena dijo...

Bienvenido ex traño. Me alegro de que tengas la confianza para entrar y dejar tu comentario. Gracias.

Un beso.

Malena dijo...

Abril, también vi "El laberinto del fauno" y me pareció una gran película. A esta tendrás que ir con una mochila llena de ilusiones. Estoy segura de que la disfrutarás enormemente.

Gracias por tu visita.

Muchos besos.

Malena dijo...

Patry, cariño, no te la pierdas. Aprovecha el fin de semana para ir a verla.

Besitos.

Malena dijo...

Trini, tenías que verme correr con el paquetón de palomitas, el abrigo y el bolso y a mi marido detrás diciendo:¡Eres la releche! :)

Muchos besos.

Malena dijo...

Etdn, tenemos que luchar para que a pesar de los "coscorrones" de la vida, no perdamos esa ilusión y esa necesidad de seguir siendo niños.

Muchos besos, mi gran bloguera.

Malena dijo...

Allan, cariño, ya me conoces y sabes que cada vez que hay un problema me aferro a los sueños para mitigar los golpes. Me encanta que vengas conmigo a soñar.

Un beso muy gordo.

Malena dijo...

Cata, corazón, tienes que ir con tus pollitos a ver la película. No sólo disfrutarán ellos sino tú también te sentirás igual que ellos.

¿Cómo tiene el pie el pollito?

Montones de besos para tí y para ellos.

Malena dijo...

Carnmars, mi niña, si sigues siendo una bebita adorable ¿Cómo vas a dejar de soñar?. Te lo prohibo.

Un beso.

Malena dijo...

Joselyn, de verdad que es conveniente ir de vez en cuando a ver películas de ese tipo porque te hace salir con los ojos llenos de luces de colores y estrellitas.

Mil besos para tí.

Justy Walker dijo...

Y es que hasta lo bueno es también posible, hasta lo bueno... :-D

Creo que voy a invitar a mi mujer al cine... ;-)

Gracias por la idea!!!

Besotes

Malena dijo...

No lo dudes, Justy, llévala y pasareis un rato muy agradable. Si ella se parece a tí en la forma de ser, disfrutará.

Un beso para tí y otro para ella.

prometeo dijo...

"Todo lo bueno puede ser posible"
Hermosa frase para terminar un post alegre y optmista. Hay que hacerse un poco niños de vez en cuando, yo antes con los niños no me perdia una, la excusa eran ellos, por supuesto; solo una excusa. Yo disfrutaba por todos. Me encanta el cine y el cine alegre, de cuentos, el de toda la vida de Disney y afines.
Me alegro que lo hayas paso tan bien y un fuerte abrazo.

Malena dijo...

Prometeo, a mí me pasaba igual. Cuando mis hijos eran pequeños tenía la excusa para ir a ver películas de cuentos, ahora que ya no la tengo porque son mayores, sigo yendo pero ya a las claras y ¡es que me gustan tanto!

Besos, Prometeo.

Calle Quimera dijo...

A mí aún me siguen gustando las películas de ese tipo, no lo puedo evitar. Las de Disney sobre todo me embelesan... Será eso, que una no acaba de crecer. Afortunadamente... :-)

Un besazo, princesa.