domingo, 11 de noviembre de 2007

Confesiones en la playa


Ven. Vamos a aprovechar este otoñal día de playa y pongámonos como cuando éramos jovencillas: en la arena, tu espalda contra la mía. Mirando hacia sitios opuestos pero compartiendo los más sinceros sentimientos, nuestros entonces "grandes" problemas.

Problemas que desaparecían después de esas confesiones y juntas nos íbamos a comernos el mundo.

Mi gran amiga. Mi hermanita. Hemos estado muchos años sin vernos, sin saber la una de la otra y ahora el destino nos ha regalado el volvernos a encontrar.

Nuestros corazones siguen como en la adolescencia y no nos hemos extrañado.

Ha sido como las palabras de Fray Luis de León: "Decíamos ayer". Sí, decíamos ayer, después de treinta años, y tus brazos y los míos se abrieron y se fundieron en un abrazo nervioso para mirarnos fijamente nuestros rostros, para intentar adivinar como habían sido esos años. Para observar si la vida había dejado surcos en nuestras almas.

Por eso ahora, hemos ido como antiguamente a la playa y bajo esos rayos de sol del mes de Noviembre, tu espalda contra mi espalda y nuestros corazones también, como antiguamente, se han puesto a confesarse.

¡Qué distinta la vida de como la imaginábamos! ¿Verdad? No todo eran alegrías. Nadie nos habló de que también existían penas y a base de sacar fuerzas las tuvimos que superar.

Que los padres no son para siempre. Que encuentras durante ese recorrido a muchas personas. Unas te harán bien y otras te manipularán. Que la manipulación hace daño pero que afortunadamente, hemos encontrado unas manos fuertes a las que nos hemos cogido para compartir el camino de la vida.

Que maduras. Que tienes miles de vivencias, unas agradables y otras no. Que te conviertes en madre y vives para esos hijos. Y que das la vida por ellos. Y que del aprendizaje que les das, unos aprueban la asignatura y a otros les cuesta más.

Quédate así, en esa postura porque así podrán salir mis lágrimas. Las lágrimas que sólo puedes derramar junto a una amiga. Lágrimas de niña que se asustó y lágrimas de mujer que se ha enfrentado a la vida.

Seguimos recibiendo golpes y alegrías pero somos más fuertes y en nuestro corazón siguen vivos la esperanza, los sueños y la alegría de vivir.

Gracias mi hermanita por estar ahí. Por saber escuchar en silencio y comprenderme. Por saber que los años no han podido con nuestra amistad y que al mirarnos, seguimos sabiendo que podemos contar la una con la otra.

Un beso muy grande.



Malena

40 comentarios:

Mi Chica dijo...

Precioso Malena.Confesiones de toda una vida...feliz...triste...dura..."pero somos más fuertes y en nuestro corazón siguen vivos la esperanza, los sueños y la alegría de vivir"...¡una vida!

Un beso.

Patricia Gold dijo...

Malena..hermoso..y tan real..
se nota tu amor por ese ser..
las lágrimas no son malas..sobre todo si la niña se asustó y no pudo dejarlas salir..que las saque la mujer..
cuando hablan de hermanas automáticamente pienso en mis amigas..son mis hermanitas postizas..yo no tengo hermanas.
Male....hoy sonreís? decime que si..les pedí un favor a todos.y me harán caso solo los que deseen..
:-)
t.q.m....un placer venir a este blog..

fgiucich dijo...

En esta mañana de domingo encontré, en la belleza del texto, la suave caricia de tus palabras que van desgranando la historia de una amistad que ha sobrevivido a los años y a las ausencias. Abrazos.

Supermamá... dijo...

Precioso Malena...y la suerte que tienes de tenerla ahí..siempre a tu lado. Yo tengo cuatro y no es así y duele.

Felíz semana amiga y disfruta por siempre de esa maravillosa hermana.
bss

Malena dijo...

Mi Chica, precioso para mí fue encontrar a mi amiga de la adolescencia.

Un besito, mi niña.

Malena dijo...

Patricia, me has dejado unas palabras preciosas. Yo tampoco tengo hermanas pero como dices tú: esas amigas son nuestras hermanitas.

Te he contestado en tu blog, pero... ¡claro que sonrío! por tí, por mí y por la vida.

Tengo un huequecito en mi corazón para tí.

Miles de besos.

Malena dijo...

Fernando, hay veces que las palabras acarician donde no pueden llegar nuestras manos.

Espero que tengas un buen domingo (aquí ya es de noche).

Gracias por acompañarme.

Un beso.

Malena dijo...

Supermamá, gracias por tu visita. La amistad es un regalo que no tiene precio. Y si esa amistad viene desde la adolescencia, se crean unos lazos tan fuertes que nadie puede romper.

Feliz semana también para tí.

Besos.

Consuelo Labrado dijo...

Malena, preciosa, yo no tengo hermanas, todo son chicos pero tengo amigas del alma que en momentos como los que me ha tocado atravesar han estado ahí, hemos llorado y reído juntas, hemos compartido muchas cosas y las que nos quedan y aunque a veces pase tiempo sin vernos sabemos que estamos ahí para ¡SIEMPRE!. Un beso

Malena dijo...

Me alegro, Consuelo. Yo tampoco tengo hermanas, sólo un hermano y lejos pero si tienes amigas de las de verdad, es como tener media vida porque te comprenden, comparten y si te regañan es con cariño.

Me alegro mucho de la suerte que tienes de tener amigas verdaderas.

Un beso muy grande.

Mainumby dijo...

Qué bello todo, Malena!!!

Estoy medio triste, tal vez esté unos días sin subir nada...

Un abrazo por tu buena onda siempre!!!

Dashina dijo...

Espalda con espalda, corazon con corazon.

Un beso

antonieta dijo...

siempre que vengo aquí, me envuelve una calma y que me hace tanta falta a veces........ me encanta y aunque estaba perdida de tus páginas, ahora que aterrizo, caigo blando balndito sobre tu nube de letras doradas.
gracias

El Viento dijo...

Qué cierto es Malena. Esa amistad de toda la vida, de cuando niñas... Has seguido caminos distintos, alejados, años de no verte y sin embargo cuando de nuevo te reencuentras es como tú dices, "decíamos ayer".
Felicidades por tu post y por esa amistad. Un beso.

Maribel Sánchez dijo...

Yo nací junto al mediterráneo, (hoy día lo tengo un tanto lejos)Recuerdo que en mi adolescencia, era el punto de encuentro para todo, los amigos, la paz, el silencio, la reflexión...... la mar siempre ha sido compañera de todo mi andar. Tú has traido una historia preciosa y llena de ternura hasta aquí, una historia conmovedora y llena de cariño, de ese que tú tanto entregas.

Un beso.

Malena dijo...

Mainumby, mi niña, he preferido contestarte en tu blog.

Un montón de besos.

Malena dijo...

Dashina, mi niña viajera, me alegro horrores de que disfrutes.

Besitos.

Malena dijo...

Antonieta, la que está perdida soy yo y te pido mil disculpas. He pasado varias veces por tu blog para ver si estabas bien pero no te he dejado comentario.

Me alegro de que tu aterrizaje haya sido suave en esta casa y de que te haya gustado el escrito.Sabes que venir aquí es como llegar a tu casa. Igual me pasa a mí cuando voy a descansar a la tuya.

Un beso muy grande que cruce todo el océano

Malena dijo...

Gracias por felicitarme por esa amistad, Viento. Siempre es bonito contar con una amiga de las de verdad. Aunque también tengo otra amistad exquisita no tan lejana en el tiempo pero si verdadera, que ha venido en las alas del "Viento"

Muchos besos, amiga mía.

Malena dijo...

Maribel, ¡qué importante es el mar para nosotras! ¿verdad? Es como una madre que nos espera siempre para que le contemos nuestras cosas o simplemente acompañarnos en silencio, mientras meditamos.

Gracias por tus palabras, corazón. Me hacen bien.

Un beso muy grande.

Mainumby dijo...

Malena, muchas gracias, eh!!!
Ya ves, no me callé, salió escribir más y eso es bueno...

Sé muy bien cómo son las cosas y dónde están las respuestas, pero a veces me supera todo...
Me niego a aceptar lo que es, quiero cambiar lo incambiable, lo que está por fuera de mí, aunque sé que no voy a poder decidir sobre otros. No todo es controlable y no soy una superpoderosa que pueda revertirlo todo, menos cuando se trata de terceros...
Soy una observadora de todo y saco conclusiones todo el tiempo para no dejarme manejar por los instintos, pero a veces pierdo esa capacidad...

Estoy bien, sólo una flojera más, que como todas, va a pasar...

Muchas gracias y mil disculpas por venir a decírtelo a vos, no va a volver a pasar...

Un abrazooo!!!

Malena dijo...

Mainumby, no pidas disculpas porque los amigos en los blogs, estamos para eso. DE una manera u otra escribimos lo que sentimos y los que lo leemos nos volcamos con el que lo necesita en esos momentos.

Te estoy agradecida por la confianza que has puesto en mí y no dudes de que si hubiera sido al contrario, yo habría ido a tu blog buscando un abrazo de afecto y unas palabras que me consolaran.

Un beso muy grande.

El vecino del 4º dijo...

...Por cierto... notición... Pandora y Yo estamos entre los finalistas del concurso de Blogs, gracias a muchos de vuestros votos, ahora os "volvemos" a pedir vuestro voto. Ahora empieza el concurso... Estamos en la finalllll...
En fin... muchas gracias. Por mi parte animaros a que voteis, si dudais a quién votar, mejor votad a Pandora...

Vuestro Vecino del 4º

buen rollito...
Posdata: espero disculpas por la publi...

Henry J dijo...

La experiéncia es un sábio forjado a trompicones (campoamor)

Peró si la vida es muy distinta ahora...

Cuidate!

El perro andaluz dijo...

Lo bello de la verdadera amistad es que perdura para siempre, y con el paso del tiempo, se hace cada vez más linda e intensa. Tengo muchos amigos a los que no veo hace muy buen tiempo, y creo que es hora de saber de ellos.
Un besote Male.

Malena dijo...

Vecino, os deseo que tengais mucha suerte.

abrazos.

Malena dijo...

Henry, no conocía esa frase de Campoamor pero indudablemente, que sabiduría lleva en sus letras.

Gracias por pasarte para dejar tu comentario.

Cuídate tú también.

Besos.

Malena dijo...

Allan, no olvides nunca a los buenos amigos, son un regalo que la vida nos pone en el camino.

(tampoco me olvides a mí, entre ellos :) )

Un beso muy grande.

El Viento dijo...

Gracias Malena. Comparto sentimientos.
Un beso.

Paco dijo...

Dulce, muy tierno y real, como la vida misma.
MIS SALUDOS

Malena dijo...

Gracias, Paco.

Muchos besos para tí.

Fede dijo...

Malena, por qué de espaldas una contra otra?
No sería mejor las dos juntas mirando en la misma dirección?
Saint Exupéry preferiría esa postura por eso de que cuando dos personas miran en la misma dirección las palabras sobran.
me ha gustado mucho malena

Malena dijo...

No Fede, porque es una postura que significa apoyo. Apoyo incondicional en cualquier situación. La postura de mirar los dos en la misma dirección la veo más de dos enamorados que miran juntos hacia el futuro.

Gracias por tus palabras y por tu amistad.

Un beso.

Victoria dijo...

Que bonita nostalgia, leyéndote me has hecho recordar muchas cosas vividas y compartidas, no con una hermana, porque no tengo, pero sí con una amiga que ahora tengo un poco lejos, pero a la que considero mi hermana.

Es un placer leerte, me relaja, me entretiene, me emociona.

Un beso preciosa.xahf

prometeo dijo...

"Gracias mi hermanita por estar ahí. Por saber escuchar en silencio y comprenderme. Por saber que los años no han podido con nuestra amistad y que al mirarnos, seguimos sabiendo que podemos contar la una con la otra."
Hermoso y bellamente contado, como una carta que no se envia, que permanece siempre en el corazon.
Cada dia escribre mejor Malena.
Un abarzo.

Malena dijo...

Gracias Victoria por tus palabras. La amistad es uno de lo más bellos tesoros que hay que guardar y mimar.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Prometeo, son confesiones o como tú dices una carta que no se envía pero que está siempre en el corazón.

Gracias por tus cariñosas palabras hacia mí.

Un beso.

Trini dijo...

Tengo dos hermanas, son mis pilares.
Una, al tener casi mi edad, es mi amiga y confidente. La otra, a la que le llevo once años, es mi hermanita pequeña. Ya te digo, mis pilares.

Me alegra de que te reunieras con tu hermana y juntas recordárais vuestros buenos y malos tiempos, que d etodo hay y, todo nos pertenece.

Besos muchos

Malena dijo...

Me parece que al final no lo he expresado bien porque a la que yo llamo mi hermanita es mi mejor amiga desde los años de la adolescencia. Sólo tengo un hermano mayor que yo, pero hermanas, ninguna. Lo que pasa es que siempre nos hemos llamado "hermanitas"

Besos para todos.

Calle Quimera dijo...

Me gustaría que mi espalda durmiera en la tuya,con el azul del mar de almohada.Y llorar mis penas en tus brazos,para sentirme querido. Que no me siento ,que no me cuido,que no vivo.....
Salud,y un beso para dos amigas.