martes, 9 de diciembre de 2008

Luna llena


He salido a buscar la noche. Me llamaba y sentía su voz como tiraba de mí. He obedecido y he salido en busca de su llamada.


Las calles estaban desiertas, pero apenas me fijé en ellas. Sólo sabía que mis pasos llevaban ya un rumbo fijo, como si supieran de antemano, la dirección a seguir.Y llegué. La puerta del parque estaba abierta y entré. Lentamente, bebiéndome los olores de la noche. El silencio me arropaba. Caminé y sentí la necesidad de sentarme en un banco para observar todo aquello que me rodeaba.


Encogí mis piernas, las rodeé con los brazos, y observé todo lo que se puede observar en una noche de luna llena.


Sentí paz, sentí plenitud, sentí como si algo fueses a estallar dentro de mi pecho. Olí la tierra mojada y mi mirada se prendió en un charco en el que se reflejaba la luna. Quise cantar. Algo suave, algo dulce, pero mi voz había enmudecido.


Cerré los ojos para sentirme viva y un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¿El relente de la noche?.Abrí los ojos impulsada por algo y vi a lo lejos como se acercaban luces, como pequeñas luciérnagas, y a medida que con un ritmo cadencioso se aproximaban, iban tomando la forma de figuras etéreas que no se posaban en aquella tierra mojada por la humedad de la noche.


Figuras cada vez más parecidas a las humanas pero rodeadas de un halo especial.


Y paseaban. Unas solas, otras cogidas de la mano, pero todas a un ritmo lento, casi se podría decir que se movían siguiendo una melodía.


No llegaron a acercarse a mí, creo que permanecí invisible para ellas, que se habían adueñado por completo del parque. No oí sus voces, pero hablaban. No oí sus risas, pero reían. No vi sus besos, pero se besaban.


Me sentí feliz, afortunada de poder vivir una situación tan inexplicable como la que estaba viviendo.


Miré hacia aquella luna llena que parecía guiñarme un ojo, y comprendí que habia sido ella la que me había llamado, la que había traido mis pasos hacia aquí, para hacerme partícipe de una vivencia que sólo ocurre en el parque, en las noches de luna llena.

Malena

(Publicado en Terra en el 2007)

43 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

¿y no era real el guiño de la luna?
Besos Maleba

La Gata Coqueta dijo...

Yo quisiera poder estar y ser participe de esas vivencias tan ensoñadoras acaecidas dentro de ese parque, en ese mismo entorno, acompañada por la luna y los espiritus imaginarios.

Mientra la brisa de la noche acaricise mis pomulos sin percibir, a penas nada por estar bajo el ensueño de una imaginación prodiga en imaginar elementos nunca vividos.

Malena un besito y felices fiestas.

Soledad Sánchez M. dijo...

¡Ojalá no perdamos nunca la capacidad de apreciar la magia que nos rodea!

Gracias por traernos este escrito tan bello.

Un beso.

Soledad.

SOL dijo...

La luna te hizo complice de aquellas personas que deambulaban cada uno con su historia!!!
Te hizo invisible por un rato para mostrarte que quizas a veces no vemos lo mas importante!!!
Pequeñas grandes cosas.. como esa noche de luna llena!!!
Besos querida amiga!!!
Pasa un bello martes!!!

Noelplebeyo dijo...

A mi la luna llena me invita a mirarla, sobre todo cuando se pone coqueta y esconde su mirada tras las nubes. A veces siento que me guiña un ojo...pero es que te estaba mirando a ti.


Besos, Malena

Adolfo Payés dijo...

Bella sensibilidad por ver lo que muchos no vemos al caminar y sentir la noche como la sientes...

Hermoso...

Gracias por compartirlo...

un abrazo

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

Me encanta este scrito Malena¡

Amaya dijo...

La luna llena :
Ese simbolo de magia y amor, de emoción y ternura..Todo lo mejor se ve con luz de luna llena..y ahí estás tú, querida Malena, como un sueño más de esas noches de luna, perdida entre criaturas de la noche, tendida entre el rocío de esa hierba..
Precioso relato, con esa chispa especial y tan entrañable que tienen tus letras..
Mil abrazos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Seguramente es lo que se siente cuando se admira la belleza de la luna en el silencio de la noche, con la música de las estrellas y el encanto natural... y no olía a dama de noche...si era así seguro que llegaste al paroxismo del amor... besos malena

Adrisol dijo...

hola malena!!!!!!!!

felicitaciones por este relato....
la magia, la imaginación y el dejarse llevar por la luna, hacen que el espíritu crezca de una manera abrumadora.nunca dejes de subyugarte por ella........
un abrazo

Betty Branco Martins dijo...

.querida____________Malena




...._.;_“.-._
...{`--..-.“_,}
.{;..\,__...-“/}
.{..“-`.._;..-“;
....`“--.._..-“
........,--\\..,-“-.
........`-..\(..“-...\
...............\.;---,/
..........,-““-;\
......../....-“.)..\
........\,---“`...\\
....._.;_“.-._ _______ te deseo unas felices fiestas y un próximo año lleno de salud y amor







.besOs_______queRida amigA

fgiucich dijo...

La luna llena siempre atrapa a las almas sensibles, aquellas capaces de describir la noche como tù lo haces. Abrazos.

ElPoeta dijo...

Maravillosa la forma en que describes esas sensaciones misteriosas y bellas, mi querida Malena. Siento no venir más a menudo, pero me falta el tiempo. Un beso con cariño,
V.

Calle Quimera dijo...

Besos Malena.

Fede dijo...

Precioso Malena:
A veces basta con dejarse inundar porn rayo de luna.

Shanti / Lil Smith dijo...

Male no puedo quejarme de que tengo amigas y amigos que escriben desde el alma y tu eres una de ell@s. escribes de tal manera que me siento testigo silencioso de lo que tu vez y eso me encanta.
Lo que si me quedé con ganas fue de escuchar el concierto completo.

Un beso preciosa y gracias, mil gracias por esa manera de escribir tan especial

Trini dijo...

Esos momentos de plenitud, para mí, es la felicidad. Porque la felicidad se sirve a pequeños sorbos y, mientras buscamos el vaso entero, nos perdemos lo mejor.

Qué noche tan esplendorosa.

Besos

Hadama dijo...

Malena si puedes entra en mi blog por favor. Gracias...

Soledad Sánchez M. dijo...

Malena, en mi etiqueta de BLOGVERSO, tienes tu entrada.

No añado nada más: está todo en ella.

Gracias por tus palabras.

Un beso.

Soledad.

©Claudia Isabel dijo...

Estamos rodeados de cosas increibles, de pequeños milagros cotidianos que no sabemos ver por vivir distraidos o mirar sin ver...que belleza Malena, tus textos reflejan tu interior rico y pleno de sentimientos!!!
Un abrazo inmenso

Mariel Ramírez Barrios dijo...

una noche en tu relato digno de Shakeaspeare
Mientras leìa
no pude sino preguntarme,amiga querida,què ocurrirìa en este mundo post moderno si alguien te viera sola,sentada en un banco bajo la luna,con una sonrisa de placer en la boca y el brillo de duendes en la mirada...
sabès por què?
Estaba yo caminando sola por la orilla de mi rìo...mirando lejos...reflejados mis ojos en el verde-isla y un amigo pasò por la costanera en el super auto que suele manejar cuando puede y el alcohol lo deja..
Unos dìas despuès,en una reuniòn me dijo
"-Què te anda pasando a vos? Estàs deprimida?"
yo lo mirè ,incrèdula y le dije
-por què..no te entiendo ..que decìs?
y el contestò y aquì me rìo

-"Vos andàs deprimida!!
el otro dìa andabas caminando como esas locas sola por la orilla del rìo!!"

No es FANTÀSTICO?
Y diràs,mi querida ,a què viene esto...
es una asociaciòn de ideas marielìstica
que conecta sin quererlo e inducida por tu arte
la magnìfica escencia de tu fantasìa sensible con el duro pavimento de este mundo lleno de Tranquimazines.
beso,enorme.
Sigo rièndome.Espero que vos tambièn.
Clonfi adoro ver tu carita encima de mi comentarioooooooo

Prometeo dijo...

Recordaba este post tuyo lleno de una especial sensibilidad, cercano a mi pues la noche me llama, la luna me tienta....recordando el relato de Becquer, no lo desmerece, un fuerte abarzo.

Isabel Romana dijo...

Un texto soñador y delicioso. Leyéndolo podemos creer en las hadas y en los sucesos extraordinarios. Vine a conocerte desde el blog de soledad. Y veo que te ha retratado muy bien... Saludos cordiales.

Abril Lech dijo...

Cuando las hadas se dejan ver una vez ya nunca se marchan. Que se ala primera de muchas noches con el corazón ilusionado. Besos!

digler dijo...

es verdad que la magia nos rodea,lamentablemente solo pocas personas pueden apreciarla

Victoria Caro dijo...

Eres de las mías, Malena, lunática empedernida.

Un beso

manuel rubiales dijo...

Si has vivido e Africa, Malena, creo que la presentación de Sherezades te hubiera comovido, ha sido una auténtica fabula, magia con polvo del desierto. Si tienes ocasión compa el libro. No te vas a arrepentir.

Vino y besos

ETDN dijo...

Qué tendrá la noche, qué tendrán los parques, qué tiene la luna.

La magia existe, para quien quiera creer en ella, para quien sepa descubrirla.

Un beso fuerte en este invierno adelantado, en este presagio de navidades.

Fernando Nerú dijo...

Maravilloso blog, posees una pluma de oro.

Un abrazo con mucho afecto, desde un rinconcito de Ica, mi tierra amada.

Volvere...

MentesSueltas dijo...

Amiga, sólo un ser sensible puede "ver" esas cosas y hacerlas vivir al que las lee.

Bellisimo...

Te abrazo desde Buenos Aires.
MentesSueltas

Willow dijo...

¡Precioso relato! En una noche así, solo pueden ocurrir cosas bonitas y es que la luna de noche y a través de las ramas de un árbol tiene tintes de ilusión.
Un abrazo cálido.

Mi Chica dijo...

Según leia,lo iba recordando...ya he visto que lo habías publicado en terra:).

las noches de Luna Llena son mágicas,;)

Un beso Malena.Estoy bien,gracias!

Raquel Fernández dijo...

Qué precioso texto! Tiene magia, al igual que esas noches de luna llena que nos invitan a soñar despiertos.
Un abrazo.

Fernando Nerú dijo...

Enlazo el link de tu blog al mio.

Con mucho afecto.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Malena,

Gran hacedora de historias¡¡

De nuevo me conmueve tu relato, de nuevo...

Hoy también sentí esa llamada de la luna llena, y tuve que pararme entre los robles y mirar al cielo.

Y en la noche limpia y clara pude ver ¡Tantas estrellas¡.

Algunas conocidas, otras nuevas y bellas, otras olvidadas y otras jamas soñadas..

Y ese escalofrío también me recorrió y pude sentir a través de la suela de mis zapatos la humedad del suelo...el roce de la hierba...el frio halo de la noche.

y me puese a llorar porque en ese momento comprendí de que no estaba solo, de que otros muchos - al igual que yo- estaban gozando de ese momento, de esa luna llena, de esas estrellas...

Me di cuenta de que bajo el mismo manto otros como yo se estaban en ese preciso momento dando cuenta de lo que realmente importa y de lo que no importa..

¡Y no me equivocaba¡...

El éxodo dijo...

Si al menos se tratase de amor... pero no -había un pacto tácito que lo mantenía bajo una losa-, sólo se trata de, como dijo Benedetti, saber que cuentan conmigo. Pero no. Cuando dejé de ser útil -como amigo- me arrojaron a la basura como a un trasto viejo. Y digo me arrojaron, no fue sólo una persona. Esas personas me echaron de sus vidas y yo no me las puedo quitar de la cabeza. Lucho, lucho, lucho, pero no puedo desalojarlas de mi pensamiento. Y nunca, nunca, beberé vino amargo buscando el olvido -siempre resulta contraproducente. Si acaso, cerveza con moderación.

Un beso.

María Narro dijo...

las hadas, la luna y tú.
Espero que estés mejor.

un abrazo.

Pablo dijo...

me ha encantado lo que has escrito.
Me he sentido en ese parquemientras lo leia.
fantastico, embrujador.
un lenguaje preciosista
Creo que te ha quedado muy lindo

Señor Oscuro dijo...

Son momentos llenos de magia. A mí me gusta quedarme clavao en la noche mirando la luna, sobre todo cuando estoy triste. Me da la sensación de que me escucha, o incluso de que me cuenta cosas, no sé...

Un besote Malena :)

josé javier dijo...

En verdad las cosas parecen diferentes bajo la luna llena... Por eso, a veces, me gusta mirar una noche de plenilunio
Un abrazo. J.J.

El perro andaluz dijo...

Mientras leía, algo familiar se me hacía la lectutra. Al final comprendí. Igual, ha sido una gozada volverlo a leer.
Besos, Male querida, también a tus hadas.

Amaya dijo...

Besos Malena..Buen finde..

Mar y ella dijo...

Me transportastes a estar junto a ti....Tu espacio siempre me trae aire de paz...

Un cariño grande para ti de mi..
Mariella