martes, 22 de septiembre de 2009

Cuando el cuerpo habla.


No voy a meterme en si este tema corresponde a la psiquiatría, a la psicología o a la medicina general. No me importa en absoluto porque lo que realmente me importa es la persona, y a una persona que sufre, tanto le da que le pongan una etiqueta u otra, lo único que desea es que cese su sufrimiento.

¿Dónde empieza? ¿Dónde acaba? ¿Me duele la cabeza porque padezco de migraña o porque las preocupaciones que no puedo resolver cargan mi cerebro haciéndolo estallar? ¿Tengo dolor de estómago porque se me está formando una úlcera o porque esos nervios que me martirizan se han centrado en él? ¿A quién voy para que me cure?

Somos tan complicados y a la vez tan sencillos...y nuestra alma está tan unida a nuestro cuerpo que una caricia, un abrazo, es capaz de mitigar los dolores físicos y los psíquicos, aunque sea momentáneamente.

Y es que nuestro cuerpo habla. Cuando no puede más habla a grandes voces y hay que saber escucharlo y una vez escuchado pedir la ayuda necesaria. ¿A quién? Primero a quien tenga la suficiente grandeza de corazón como para no rechazar la demanda de ayuda sea o no su especialidad. A quien sepa comprender esas voces, interpretarlas y encauzarlas.

Conozco personalmente al eminente urólogo Dr. Solé Balcells, discípulo y sucesor del Dr. Puigvert y un día hablando con él me comentaba que al paciente que sufre no solo hay que curarle el cuerpo sino también el alma y ésta a través del cuerpo y es que no somos tan complicados, solo pedimos que nos escuchen y nos traten con cariño.


Malena

52 comentarios:

María Narro dijo...

y es que es así, cariño, de nada sirve curar lo físico sin reparar en el alma.

un besazo.

TriniReina dijo...

Soy de las qu epiensan que la curación de cualquier mal comienza por el alma. Sólo con un alma sana puede el cuerpo luchar contra el mal que le asole.

Una caricia, palabra, gesto; el saber que tienes donde apoyarte, es primordial para la salud de alma y cuerpo.

Besos

Nerim dijo...

Y precisamente este tema lo pensaba yo esta mañana, cuando caminaba por la calle y oía retazos de historias, casi todas mujeres,ej. "no estoy bien, me duele mucho y el médico ni caso", y así, de historias parecidas hasta 5 en un recorrido más bien corto.
Pensé, cuanta gente hay enferma física y psiquicamente, ¿será que nos enfermamos para que nos presten atención, para que nos obsequien con una sonrisa, una caricia o cualquier otro gesto que demuestre cariño y atención?.

Un beso

Malena dijo...

Nerim,respecto a tu pregunta, tienes razón, a veces nos sentimos inseguros y débiles y necesitamos muestras de cariño haciendo entonces una regresión volviendo a la etapa de cuando éramos pequeños y al estar "malitos" se intensificaban los mimos, independientemente de los que sufren una patología de cualquier tipo que necesitan esas muestras de afecto en mayor grado.

Todos estamos necesitados de cariño en este mundo frio aunque algunos lo nieguen.Llegar al alma por el cuerpo y al cuerpo por el alma.

Un beso.

Malena dijo...

Mamen, Trini, completamente de acuerdo con vosotras. ¡Cuántas caricias verdaderas necesitamos, y cómo sabe pedirlas el cuerpo!

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Estoy de acuerdo Malena.
Todo va ligado. Alma y cuerpo.
No se está bien sin que tanto una como otro estén bien.
Quedan todavía médicos así?
Besos.

Eros dijo...

Hola dulce con nombre de tango..
Totalmente de acuerdo contigo el cuerpo habla.
Cuando no puede más habla a grandes
voces y hay que saber escucharlo y una vez escuchado pedir la ayuda necesaria..
Un beso y salud dulce..
Eros....

azul dijo...

Si, seguro, seguro aparte del cuerpo es muy importante el ayudar el alma para todo,lo positivo y negativo...

Buen post invitando a la reflexion

Un beso

Sol dijo...

Es cierto, a veces solo un abrazo ayuda a calmar un dolor...
pero tambien es cierto que un médico (si es que despues tenemos que recurrir a el) debe tener esa parte humana que el pacente necesita para sentirse mejor...
Que escuche es importante tanto como la mejor de las medicinas!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

Adolfo Payés dijo...

Que cierto lo que escribes... Aveces una simple sonrisa basta para cambiar el ritmo del momento.. un abrazo. un gesto de cariño, afecto es suficiente para el alma..
Y por supuesto el cuerpo..

Un gusto siempre disfrutar de tus artículos..

Un abrazo
Saludos fraternos

alkerme dijo...

Me ha impactado mucho este post; Malena.
Estoy absolutamente de acuerdo, cuánto de bueno hace una caricia, una mirada, un buen achuchón o unas palabras sencillas del tipo "no pasa nada" cuánto cura todo eso.
Y por otro lado, de acuerdo también en lo de que el cuerpo habla, habla continuamente y no sé si sabemos escuchar...

Gracias, un beso.

Adrisol dijo...

pienso que si el alma está sana,nuestro cuerpo estará sano también..
creo que el cuerpo presenta síntomas que primero se manifestaron en la parte espiritual,sentimental....

no hay que dejar de lado..ni el alma ni el cuerpo!

besos,reina

Silencios dijo...

El cuerpo es sabio amiga, Nos reclama la atención necesaria cuando nos sentimos abatidos, cansados, angustiados, tristes,desesperados,nostálgicos .... estados de ánimo, que hacen pequeñas hendiduras en nuestro día a día.
Solo debemos saber escucharlo, aún siendo una tarea que algunas veces se torna complicada.

El alma suele ser la pequeña caricia que arropa nuestra vida

Mil besos, para tu Alma

manolo rubiales dijo...

Propongo que abrazemos a los árboles, Gaia fluye a través de ellos y equilibran nuestros avatares, lo cual no sana, pero alivia.

Noelplebeyo dijo...

El cuerpo quizá es más primario, pero es un reflejo clarísimo de como está el alma, y viceversa

Besos

Wara dijo...

A veces se trata sólo de una llamada de atención, pedimos un poquito de mimo... uf, qué mareada parece que me he levantado,cómo me duele la espalda... y no hay realmente motivo para que duela como nos duele. Lo sabemos cuando una sola sonrisa deshace todo ese malestar y lo vuelve calor y energía.

Y es tan fácil, Malena, pronunciar a tiempo una palabra amable, extender una mano, saludar, guiñar un ojo al encontrarte con cualquiera en la calle. O que alguien escriba algo así de precioso como un mil besos, mil rosas...

Gracias, Malena, un abrazo.

NOVA dijo...

Por eso. es muy importante que tu médico no te dedique esos cinco minutos para recetar la aspirina, si no que te de tiempo a contar esos desahogos curativos. Médicina familiar, mas medicina cercana.
Hoy me toca desahogarme...
besos Malena

Juan dijo...

Malena

La parte psíqiuica es fundamental atenderla muy bien, para sanar las patologías físicas.

Todavía hay médicos que no entienden esto. Se creen que con recetar una pastillita está todo resuelto y no hablan a sus pacientes, ni les miran a los ojos.

Ojalá que todo vaya cambiando por el bien de la humanidad.

Un abrazo.

Juan Antonio

Nine dijo...

Cuánto bien hacen las palabras dichas con amor, tanto como las medicinas, cuando estamos enfermos las palabras de comprensión y cariño nos dan fortaleza para salir antes del mal que nos aqueja.

Las personas felices y positivas están más protegidas ante muchas enfermedades.

Besos.

Maria Clarinda dijo...

Malena, adorei as tuas palavras...carregadas pelo carinho, pela ternura pela comprenção pelo sofrimento do outro.
Obrigada por ele. Jhs mil

La Gata Coqueta dijo...

Es cierto el cuerpo habla cuando está resentido o dolido y solo quiere ser escuchado...

Con una sonrisa una caircia en silencio ya es suficiente para que se realice la magia del entendimiento y empiece hacer efecto una sanación que el tiempo no importa solo los resultados.

Y cuerpo y mente se aúnan en el mismo empeño los fines siempre son efectivos.

El problema está que a veces nos volvemos niños y queremos continuamente ser atendidos por tanta falta de comunicación y soledad que hoy existe y el médico es el único que por un momento escucha tus sentires y calamidades hasta la vida intima y claro está parece más un consultorio de resentimientos y sentires, que una consulta médica y esto lo va haciendo cada vez más frio, dicho contacto.

De esto doy fe porque oigo los comentarios de los médicos, que tienen que estar intentando participar en eventos perdidos y olvidados en algún archivo del cerebro para no los defraudar y que siga el tiempo haciendo su recorrido... sobre manera con las personas más adultas.

Un beso y una flor te dejo para ser cuidada hasta mi regreso.

Hasta pronto!!!

Catalina Zentner dijo...

Mi cuerpo es la caja de resonancias de las preocupaciones y responsabilidades. Aunque lo tengo asumido, me cuesta equilibrar las emociones y cada tanto, sufro las consecuencias.

Abrazos,

Carmen dijo...

Las consecuencias de nuestros desequilibrios emocionales repercuten indefectiblemente en nuestro cuerpo, enfermándolo. En eso ando yo por estos días, intentando "curar" el alma para que mi estómago deje de protestar.
Un abrazo

PD: Me encantó descubrirte

Raquel dijo...

Curar el alma antes de atajar los sintomas. De esto sé un poco; mi madre sufre depresión desde hace muchos años, le afecta al estómago,asi que tiene que tomar muchas pastillas para una o tal cosa, y eso, a su vez, le afecta al estómago. Es una pescadilla que se muerde la cola. La verdad es que creo que lo principal es reconocer que se necesita ayuda y que se está mal, y sobre todo tener fuerza de voluntad para querer sanarse. El cariño y la comprensión de los demás también es vital para curarse , sentir que alguien entiende nuestro dolor y que de una forma u otra, no lo estamos soportando solos. Pero sin duda, el querer salir de eso, tener optimismo, no dejarse vencer es lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos.

Un beso, Malena.

Malena dijo...

Raquel, gracias por tu comentario a corazón abierto y por esas verdades que debemos grabarnos en nuestra alma cuando llega un caso de estos y que nadie está libre de no sufrirlo. Es importantísimo sentirte acompañada en esos momentos, saber que ese camino lleno de lucha por ver la luz no lo estás recorriendo sola, que te comprenden y que esas palabras que te dicen: "lo estás haciendo muy bien, seguimos adelante" es como impulso que te hace no tirar la toalla en ningún momento.

Debemos reconocer nuestro problema en primer lugar y luego cuando estás recibiendo la ayuda médica decirnos a nosotros mismos en un momento de angustia: ¡al enemigo, ni agua! y aprender que el éxito consiste en caer y saber volverse a levantar una y otra vez sabiendo y teniendo la certeza de que cada vez nos levantaremos más deprisa.

Mil besos para tí y para tu madre.

Malena

Jesús Arroyo dijo...

Si alma y cuerpo fueran uno...
Besazos.

Mar y ella dijo...

Hoy escribi por ahi ,la piel me dice cosas ycuando ella me habla es pro que mi alma se los transmite...y eso fue exactamente hoy.....
somos complemento.....
Besitos dulce Male...

Mariella

Lully dijo...

Una entrada colmada de sabiduría. Así es. Las enfermedades se somatizan en grado sumo y es la parte delicada de lo que está en nuestro interior.

Un abrazo apreciada amiguis!

fgiucich dijo...

Una impecable definición del lenguaje corporal. Simple y sencilla. A propósito del Dr. Puigvert, un íntimo amigo que hoy vive en Girona, fue su discípulo, también.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Malena...eso mismo comentaba yo hoy en un blog...la mayoría de las veces lo que necesitamos es ser escuchados, y recibir un trato amable... solo unas palabras y en la mayoría de los casos sanaremos...besos

©Claudia Isabel dijo...

Male, claro que si. El cuerpo encuentra su manera de expresarse. y creo que generalmente cuando nos sentimos solos, tristes, terminamos enfermos...es imposible disociar cuerpo/mente/Alma
Un abrazo inemnso

Marinel dijo...

Malena, sin el interior repleto de cariño,sin el alma engrandecida por la ternura y el bienestar del corazón,el cuerpo languidece,se olvida de sí mismo y acaba por precipitarse al vacío...
O eso pienso yo,que siento que es así.
Y al parecer no solo yo lo pienso,¿verdad?
Escuchemos nuestro cuerpo,pongamos atención y sabremos mucho más de nosotros mismos.
Genial.
Un beso grande.

Fede dijo...

Querida Malena,
Creo que vivimos una época de "medicamentosis" aguda. Y es que en el siglo de la velocidad, de la inmediatez, curar los síntomas es más rápido que curar las causas.
No digo que haya que prescindir de medicamentos, sino que éstos nos hagan profundizar y preguntarnos los "por qué"

Cálida Brisa dijo...

¡¡Que grande eres Malena!!
Despues de leer tu entrada te dire que si a pesar de no querer escuchar el cuerpo..el propio cuerpo somatiza tu dolor y te sale la huella al exterior.
El alma solo la puedes curar tu cariño...te lo digo con conocimiento.
Besos para tu alma.
Paquita

Anónimo dijo...

Tienes mucha razón Malena en tu
comentario.Si el alma está bién,
el cuerpo responde a todo.Lo que
nos pasa es que a veces, decimos no
tener tiempo para escuchar ni a
nuestra alma. !Que pena!
Besos . musa

ElPoeta dijo...

Mi querida Malena, nuestra actitud mental tiene influencia en la salud física y esta a su vez afecta a nuestro estado de ánimo. Tienes razón: Cuando sufrimos, lo primero es tener alguien que nos escuche, nos comprenda y nos ofrezca su cariño y su apoyo. Sin eso no es posible que se curen los males del espíritu ni los del cuerpo. Un beso lleno de ternura y cariño,
V.

Calle Quimera dijo...

No pueden ser más acertadas las palabras del doctor Balcells... Cuerpo y alma son indisolubles, lo que afecta al uno repercute en la otra, y la "cura" debe ir dirigida en ambos sentidos. Muchas veces ls enfermedades del cuerpo no son mñas que somatizaciones de las del alma, y desde luego en esos casos no hay mejor médico que el amor y dedicación que nos dispensan las personas grandes de corazón. De eso sabes mucho...

Muy buen post, Malenita... Un beso enorme.

Maria Varu dijo...

Así es Malena, muchas de las enfermedades o alteraciones que padecemos son consecuencia de inquietudes, nerviosismos, preocupaciones... que almacenadas dentro de nosotros pugnan por salir y se expresan a través del cuerpo
una escucha a tiempo, una presencia en un momento dado, una sonrisa, una palabra... pueden ser el remedio más idóneo y perfecto para curar... pero somos complicados hasta para lo sencillo.

besos

Amaya dijo...

El mejor tratamiento es la palabra, la fe que se transmite en la mirada,la atención que se presta, el tiempo que se dedica..

Un buen médico es humanidad, ciencia y habilidades técnicas, a partes iguales. Y quien no lo vea asi es mejor que abandone la Medicina. Le hace un favor al enfermo, a sus familiares, a la Medicina y a sus compañeros médicos.

Y es esa humanidad, ese estar en el mas amplio sentido de la palabra.. lo que diferencia a un buen médico de un buen "profesional" de la Medicina

Mil besos Malena.
Gracias por tratar este tema

Soñadora dijo...

Malena, en casa vive con nosotros una tía viejita, que últimamente ha empezado a tener crisis de ansiedad. La han visto distintos médicos y todos coinciden en que su organismo está bien, pero tiene depresión. Ella temía por su corazón, pues cuando le viene la crisis el corazón le duele. Ayer la llevé donde un sobrino suyo que es cardiólogo, y luego de examinarla le dijo que su corazón estaba bien, pero la atendió con cariño, y coincidió con todos en que era depresión, pero la miró a los ojos, le dijo que la mitad dependía de ella y le dió unas pastillitas que la ayudarían. Al llegar a casa tomó la pastilla y automáticamente se puso bien, y hoy sucedió igual. Lo gracioso es que es una pastilla que ya venía tomando y no le hacía efecto!
Besitos y disculpa la extensión del comentario.

Dashina dijo...

No sé quién es la causa ni quién la consecuencia, pero está claro que lo que nos da más dolor es siempre el alma.

Mil besos Malena y un enorme abrazo!!

Patricia Gold dijo...

Mi cuerpo ya da cátedra en Harvard...:)
Y es todo un especialista en su materia jaja

Y aprendí a escucharlo, tenemos cada charla!..a veces lo convenzo y a veces él me hace reaccionar.
Eso si, no tiene mucho tacto, va de frente y termino rendida.

No es difícil tu pregunta Male.
Primero hay que buscar un profesional no solo que nos ayude en lo físico, sino que sepa escucharnos a nosotros o a nuestro cuerpo, todo depende.

Cada uno busca el médico que necesita. Eso sería la elección correcta. Si buscamos el que deseamos, terminamos sin escucharnos a nosotros mismos.

El único problema en tu post es responder, cómo se busca a alguien que te regale un abrazo o una caricia....y sobre todo sin necesidad de pedirlo. Esa dosis es la correcta y la que sana.

Ahí creo que el médico termina sobrando. Los tríos nunca terminan bien.

Ya ves, vine y son las 3.26 am...
Acabo de terminar un trabajo que debía enviar a la U.por mail

Si sigo así, mi cuerpo aprende dos idiomas más..hasta catalán..;)

te quiero y te extraño
que no me vean en los blogs no significa que me haya olvidado.
No olvido jamás a nadie, menos a vos.
Miles de besos bessona y decile a tu cuerpo que ni se le ocurra abrir la boca , ok?

Sherezade dijo...

Estoy convencida que los males físicos son consecuencia de los males del alma. Los "dolores emocionales" pueden destruir el cuerpo, y esta mente nuestra; si no conseguimos que pare.....nos puede destruir. Los buenos médicos lo saben, y no me refiero a psiquíatras que al fin y al cabo es su trabajo, sino a los de otras especialidades, médicos que saben escuchar no sólo el sonido de la voz de sus pacientes, sino también el del corazón de las personas........... ¿ cuántos pacientes llenan las consultas, realmente enfermos, y su causa es la soledad?, por ejemplo.
Un beso, Malena

Prometeo dijo...

¡Cuanta razon tienes! si te contara de mi madre, a Dios gracias a un vive y espero que por muchos años; pero a loq ue voy, la unios es total, disgusto y todas las variables se alteran y los cuadros patologicos la llevan a urgencias siempre por una cosa diferente, que si el azucar, que si al bajda, que si la circulacion, que si el corazon, que si....por el contrario la felicidad, una fiesta, lo que sea le hace estar mejor que nunca, fisicamente mejor que nunca...relacion intima y casi perversa...un fuerte abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo creo que no es tanto pedir, un poco de cariño, para los que les cuesta ir al médico, y sólo van cuando están malos....

Saludos y un besazo

Gala dijo...

Una mirada cariñosa, una sonrisa sincera, una caricia... no curan en cuerpo pero sentirse querido en momentos malos tranquiliza nuestra mente.
Besos

Marisa dijo...

Cuando cuerpo y espíritu
caminan juntos, nada hay
que temer porque reina
la armonía.

Besos.

Soledad Sánchez M. dijo...

Como siempre, Malena, te doy la razón.

Si el alma está agitada, el cuerpo sufre. Y para el cuerpo que se duele, nada mejor que un balsamito al alma.

¡Qué bueno es leerte!

Un beso.

Soledad.

Fragmentos Betty Martins dijo...

.__________mi querida Malena



vacaciones, este fueron la razón de mi ausencia:=)


sí, cuando nuestro cuerpo habla, hay que saber escucharlo, para tratar, ocupar com todo cariño, y cuando grita, es nuestra alma que pide ayuda...







mil besos con cariño

O Profeta dijo...

Passei para te deixar um terno beijo...

Mucha dijo...

Aplausos hoy besos

Malena dijo...

Sherezade, sigo teniendo problemas para poder comunicarme contigo, ahora ya no puedo acceder ni a tu blog. ¿Es normal?

Ya me dirás algo. :)

Un beso.