jueves, 29 de mayo de 2008

Corazón en bandolera



Hoy he querido dejar descansar a mis pensamientos. He hablado seriamente con ellos y les he dicho que les doy un respiro, y de paso, descanso yo también. Creo que lo han entendido, porque de momento no me han contestado.


He ido camino de la playa,aprovechando el fin de semana, y que por fin ha salido el sol, . Me gusta saborearla a primera hora de la mañana, cuando puedes dejar la toalla en el lugar que más se te apetece y lo único que oyes es el sonido de las olas del mar. Me he situado lo más cerca de la orilla posible.Verlas romper formando un encaje de espuma es una sensación inigualable.


Después de dejar mi mente en blanco, aprovechando las vacaciones de mis pensamientos, y encararme con esa inmensidad del mar , he tomado mi mp3 y me he dispuesto a dar un paseo por la playa.

.....................................

Camino despacio, jugando al pilla pilla con las olas . Yo hago como que me pueden coger y cuando se acercan a mojarme, me alejo con picardía. Jugamos una y otra vez, unas veces ganan ellas y otras lo hago yo.


Sentía como música de fondo mi mp3, pero sin hacerle demasiado caso, solamente haciéndome compañía.Pero algo ha movido un resorte dentro de mí.Ha empezado a sonar la voz de Adamo cantando "El corazón en bandolera". Hay una estrofa que dice:"El tiempo pasó, 20 años yo cumplí, y a un viejo cruel oí decir, lucha contra el mundo en esta vida, porque el mundo lucha contra tí" y me acordé de mis 20 años, cuando iba con el corazón en bandolera y hoy después de tantos años, de alegrías, de penas y de enfrentarme a miles de situaciones, no siempre agradables, siento con satisfacción, que todavía queda mucho en mí de inocencia, de sueños e ideales y de llevar el corazón en bandolera.


- Las olas van jugando con mis pies-


Por asociación de ideas, al pensar en aquellos años, mi mente se ha trasladado a los jueves. Sí, el día de la semana en que suelo hacer el mismo recorrido y paso por delante de un kiosco de la ONCE. El rito se repite jueves tras jueves, pero no por conocido, le resta su ¿encanto? ¿gracia?.


Me voy acercando al kiosco pero no lo miro.Paso con una fingida seriedad y entonces empiezo a oir con voz cantarina; ¡Eh! ,¡Eh! ¡Mírameeeee! y yo sin mirar contesto : "no te quiero mirar que me lías" y sigue :¡Vaaaaaaaaaa! ¡que hoy toca! y yo sin acercarme contesto como siempre: ¡siempre me dices lo mismo y siempre me quedo más pobre que las ratas!.Todo eso sin mirarle, hasta que ya muertos de risa los dos, me acerco al kiosco. Es un chico de aproximadamente 20 años con una sonrisa de niño contagiosa y que a mí me tiene enamorada. Al final acabo comprándole el cupón del día y el del viernes.


- Las olas me han pillado por sorpresa y me han mojado.¡traidoras! :) -


Frank y Nancy Sinatra:"Algo estúpido" y aparece Guillermo. Mi querido Guillermo. Con su guitarra al hombro y con sus melenas. Un hippie que cantaba las canciones de Bob Dylan. Canciones que hablaban de paz y amor.El terror de las mamás cuando le veían acompañando a sus hijas.¡Un melenas!.


La última noticia directa fue una postal que recibí hecha por él antes de casarme y que decía: Y para Malena...¡Felicidad!. Indirectamente sé que es médico militar y ejerce en Bilbao.Aún lo llevo en mi corazón.


- Siguen persiguiéndome las olas _


Suena Snow Patrol.¡Mamá, te voy a bajar una canción estupenda!. Es mi hijo Daniel (el mayor).Ha venido a comer y me pone al día de las novedades musicales. Daniel, el que voló del nido el primero, y nunca mejor dicho aquello de que voló. Es el piloto. El que se fue dejándome llena de tristeza. Pero lo veo feliz. Es feliz con su pareja, y yo como madre, lo soy también viéndolo así.


- Ríen las olas -


¡Dios Santo! ¡Y eso que mis pensamientos estaban de vacaciones! . Ahora sí, ahora si que se quedan callados. Ahora mi mente si que necesita descanso.

.......................


Y voy a unirme al juego. Y no les digo nada, pero he dejado el mp3 en la toalla y silenciosamente, sin que se den cuenta, me voy metiendo, me voy sumergiendo en el agua. Y me rodean, y me abrazan y las abrazo y me alejo nadando dejando atrás la playa. Y buceo y salgo a la superficie. Y sonrío, porque a pesar de todo, continúo llevando mi corazón en bandolera.

45 comentarios:

Malena dijo...

Esta entrada la publiqué en mi antiguo blog de Terra y hoy removiendo por allí, la he encontrado y se me ha apetecido volverla a colgar aquí. Afortunadamente, hay cosas que no cambian.

Consuelo Labrado dijo...

Me alegro de que hayas retomado esta entrada porque yo no había tenido el placer de disfrutar de su lectura y además Adamo me encanta, he disfrutado de lo lindo con este post. Gracias por escribir como lo haces y compartirlo con tod@s nosotr@s. Un beso

Patricia Gold dijo...

No creo que hayas cambiado mucho desde la época en que escribiste este post.

Doy fe que muchas cosas conozco..y son así.

Lo que no me contaste es que el chico del kiosco te "enamoró"..
...:(...

Y el "melenas"...:(..

(cuántossss Male??!!)

Hermoso post...te imaginaba jugando con las olas y escuchando esa música y me reía sola.

Creo que andás "mucho con el corazón en bandolera"..;)..y espero que sigas así.

Eso si, avisá cuando no le des vacaciones a tus pensamientos.Asi me tomo vacaciones y te leo..jaja

Muchos petonets mi bessona.
(besito para Wiper y mimalo mucho de parte mía)

Te adoro ♥♥♥

Patry

Malena dijo...

Consuelo, gracias por visitarme y por tus cariñosas palabras que me dan ilusión.

A mí también me gusta Adamo. Creo que todas sus canciones. El día 20 de junio da un recital aquí en Barcelona en el Palau de la Música y adivina quién tiene ya las entradas compradas... :)

Siempre eres bienvenida Consuelo no hace falta que te lo diga.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

No mi pibita, afortunadamente sigue en bandolera. En no se qué calendario oriental, mi signo es el junco y es así, me pueden intentar doblar hasta abajo, pero en cuanto me dan la oportunidad, vuelvo rápidamente a mi posición original.Bueno... a veces no tan rápidamente.

No te asustes con lo del chico del kiosco. Es tan niño y simpático que te sale enseguida el instinto maternal.

En cuanto a Guillermo...fue ese amigo que te cuenta sus cosas y yo se las contaba a él. Un buen amigo de esa juventud en la que se comparten los sueños .Esos amigos que siempre los llevas en el corazón.

Y me conoces lo suficiente como para saber que soy tan tonta que todavía llevo el corazón en bandolera. De ahí la frase de mi marido: "Que no te hagan sufrir"

¡Corcho, esto parece una confesión!

Y es que tú me tiras de la lengua :)

Molts petonets, mi bessonita.

El viento dijo...

Recuerdo este post. No cambies. Y en todo caso "tonta" entrecomillado, Malena.

Muchos besos.

Camille Stein dijo...

me encanta tu corazón en bandolera... corazones como el tuyo, bañados en mar y sueños, son contagiosos... con él en bandolera me marcho ahora de aquí :)

un beso

fgiucich dijo...

Fue un remanso de paz leerte ,muy despacio, como si las olas me tocaran los pies, paseando entre tus hermosos pensamientos. Abrazos.

Mi Chica dijo...

Bonito paseo,da gusto como lo describes...buen baño!! :)

Un beso Malena.

El perro andaluz dijo...

Mira que casualidad. Ayer justo publiqué sobre una canción que marcó, de alguna manera, mi adolescencia.
Hay cosas que no cambian, como algunos recuerdos, como algunos sueños...
Un besote

Malena dijo...

Elsa, cariño, es muy difícil cambiar a estas alturas, tú lo sabes.

Y sí, creo que la palabra es tonta y sin comillas porque vas demasiado de buena fe y así te llevas los chascos que te llevas, pero, no me arrepiento.

Como decía Edith Piaff: Je ne regrette rien.

Mil besos. Te llamo este fin de semana.

Malena dijo...

Camille, a tí te gusta ese corazón en bandolera contagioso y tú me haces soñar con tus poemas de muñecas y mariposas.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Fernando, me hace ilusión que digas que te ha gustado mi escrito.

Fue así, exactamente como lo cuento. Así salieron los pensamientos en sucesión de ideas mientras jugaba con las olas del mar.

Es bonito que alguien te diga que ha compartido contigo esas sensaciones.

Un beso.

Malena dijo...

Gracias Mi Chica, fue un paseo muy lindo y es que a mí el mar me encanta.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Allan, corazón, es verdad que hay cosas como los recuerdos o los sueños, que no cambian.

En cuanto pueda paso a tu blog a leerte, sabes que me gusta hacerlo con tranquilidad para no perderme nada de lo que quieres transmitir.

Un beso muy grande.

El disfraz dijo...

El mar... tanta calma, tanta paz.
Tuve la oportunidad de vivir 15 años en la playa y pude ser ateste que para desahogarse ese es el ambiente propicio. Muy intenso tu post.

Saludos, un abrazo.

Félix dijo...

La vida es tan complicada.

Muy acertada la metáfora de las olas.

Trini dijo...

Creo que has dado descanso a tus pensamientos para alborotar a tus recuerdos, o es lo mismo?...

Y, de paso, has despertado los míos con Adamo y pienso, jo, que mayor soy y me río porque llevo a mis 49 el corazón más en bandolera de lo que estuvo a jamás mis 20...

Afortunada tú que puedes pasear así de fácil por la orilla y jugar con las olas. Creo que tengo que conseguir que me acerquen al mar un día de estos.

Besos muchos y más

Mariel Ramírez Barrios dijo...

AY ,Malena!!!
la primera sorpresa fue oír la voz de Salvatore Adamo en esa canción,que es parte de mi voida,de mi historia!!
la sedante música oriental,que es un placer,de pronto se reemplaza por sonidos que me vuelven a los 15..
que emocionante
Luego
lo que escribes hoy
es tan
real
que me sentí caminando allí y ví las olas
y me uní a tus recuerdos y a tu cotidianeidad
atemporal
como todo lo bueno
y afortunadamente
dices bien
hay cosas que no cambian
un enorme abrazo

nuria dijo...

Ainss Male...tu jugando con las olas y yo soñando con ellas...pero asta septiembre no toca...

Que nunca te falte esa capacidad para sorprenderte...eso dice mucho de una persona...

Mil abrazos.

Shanti dijo...

malena viví cada línea que depositaste acá, gracias por compartir esos recuerdos que pudieran parecer insignificantes pero no lo son.
Me hiciste volar hacia el pasado, más de 20 años atrás...yo también tuve un melenas, una guitarra y un amanecer diario frente al mar...

me removistes recuerdos olvidados.

Gracias!

un beso preciosa

Consuelo Labrado dijo...

¡¡¡Qué gozada, Malena!!! Poder ver a Adamo en persona, ¡¡¡Dios!!! Yo que me sé casi todas sus canciones anda que no iba a disfrutar nada, como una niña con zapatos nuevos, hay una canción no demasiado conocida de él que es muy divertida aunque no creo que la cante pero por si acaso te dejo el título y sí por casualidad toca la flauta acuérdate de mí, se titula: "Avez-vous vu un barbu sans barbe?"
Disfrútalo a tope, ya me contarás. Un beso

©Claudia Isabel dijo...

Lindo recuerdos Malena, linda vos!!!...creo que por lo que recordamos podríamos trazar un mapa de vida...esos caminos que recorre la mente, y los detonantes que nos llevan a recordar situaciones, personas, dialogos. Es maravillosa la manera en que se encadenan...Me encantó leerte, como siempre.
Mi abrazo y cariño.

Mar y ella dijo...

Un dia junto al mar,expresando mirando y sintiendo la libertad en ti...en toda su expresión junto a tus afectos un cuadro sin pintar,pero lleno de todos los colores....necesarios....
Besitos
Mariella

manuel-tuccitano dijo...

jolín...malena....que barbaridad...menos mal que tus pensamientos descansaban...si les llegas a dar trabajo...me haces polvo la ruedecita del ratón...."peaso" post....

Ahora, en serio...verderamente lo relajante que puede ser un pasisaje,, marino, el ruido, la brisa...emocionalmente te ayuda a crecer.... un abrazo

Raquel Fernández dijo...

Qué bello, Malena. Me gustó muchísimo este texto. Siempre tuve un romance fogoso con el mar.
Espero que estés muy bien.
Un abrazo.

digler dijo...

no sabes cuanto disfruté del paseo por esa playa!

hay recuerdos y sensaciones que deben permacer por siempre en nuestra memoria

prometeo dijo...

Aun asi es una maravilla, leyendola de nuevo he evocado, con envidia, la gente que puede y vive cerca del mar, lo añoro. No solo el baño, el ruido de las olas, sino tambien el habla marinera de la gente vieaj, las tascas del puerto, el olor a mar y sal y pescado...en fin te envidio.
Un fuerte abrazo.

Patricia Gold dijo...

Male..vine enseguida que me saludaste..

Pero estuve desde ese momento sin poder publicar..:(...

una lucha informática de aquellas hasta recién (sumadas a otras informáticas también,tranqui)

bien, solo espero que ayer y hoy sábado, hayas recordado este post..mientras ves el mar.

No lo olvides Malena..."tu corazón está en bandolera" y espero que nunca deje de estarlo.

Yo al menos no voy a dejarte.
..:)..y sabés que logro muchas cosas.

te adoro bessonita..

muaaaaaackkk!!!

Patry

Doncel dijo...

Malena:
Gracias por recordarme esta canción, cuando leía tu post, a la vez, hacía inventario de estos años maravillosos. Jugar con las olas de la orilla dice mucho de ti.
Eres una mujer soñadora y amante del mar.
Besos

Leandro dijo...

Siempre lográs sumergirme en las aguas de tusd textos..

Siempre llevo mi corazón en bandolera cuando te leo


besos

josé javier dijo...

Enhorabuena por eso, por llevar tu corazón en bandolera, a la vista de los demás, enseñándolo con orgullo, para que todos lo veamos... y aprendamos... imitándote. J.J.

Patry dijo...

Recuerdo esta entrada, me gustó en su día y me sigue gustando.
Un besazo.

Griselle dijo...

HERMOSA, HERMOSISIMA CANCION

Malena dijo...

Cuando la devoción se convierte en obligación. Y cuando la espontaneidad desaparece, es el momento de darse un respiro e irse a pasear al parque entre mis rosas de Siria.

Dos o tres vueltecillas, lo necesario para refrescar las ideas y volver a daros un abrazo, fuerte, fuerte.

Podría decir, os quiero, pero más de una persona podrá pensar que no se puede querer en este mundo virtual, es igual, sabeis que os aprecio y os llevo en el corazón.

Dos o tres vueltecillas y vuelvo :)

Malena

Calle Quimera dijo...

Me alegra que hayas traído de nuevo este post, en el blog de terra no tuve ocasión de disfrutarlo. Es una verdadera delicia. El paseo por la playa, chico del quiosco, el hippy que cantaba canciones de Bob Dylan... De jovencita estaba literalmente enamorada de Dylan, si hubiese tenido cerca a ese hippy mi madre tambien hubiera tenido de qué preocuparse... :-)

Rescata más posts como este, ¿de acuerdo? Un beso enorme, princesa.

Patricia Gold dijo...

Mientras paseas entre tus rosas de Siria, recordá lo que charlamos hoy.

...:)....

Me olvidé creo de decirte hoy que te quiero mucho..o te lo dije?

Muaaaaaaaaaaaackkk!!!!

Patry

P.d. espero que vengas a buscarte esooooooo...

Besos a Sergio..todo un placer.

y besitos a mi ahijadoo ,está divinoooo!!!

María Narro dijo...

Adamo.

echaba de menos la paz que me inunda cuando te leo.

María Narro dijo...

un beso grande

;)

Raquel Fernández dijo...

Malena: Gracias por todo. Te abrazo muy fuerte.

Shanti dijo...

Malena te dejé un premio en mi blog de política, pasa cuando quieras

http://venezuelavistaporshanti.blogspot.com/

Un besote

Manolo Rubiales dijo...

No creo que dejases la mente en blanco, sólo la liberaste de esas cosas mediocres que tantas veces nos alejan del mar...

Vino...y olas

Buen piper dijo...

este texto me gusto mucho por la sincronia y los recuerdos que envuelve.

Saludos y seguiré leyendote

Me lleve un buen sabor de boca

O Profeta dijo...

Teus olhos são sóis adormecidos
Perdidos no profundo da noite
Luzeiros na procura da aurora
Que viajam sem rumo ou norte

Procuram a ironia do tempo
Os gritos que um rosto apregoa
Uma taça de ouro frio
O tempo que uma alma magoa


Boa semana


Doce beijo

M.M. dijo...

Y afortunadamente estas de pensamientos descansados, entre olas y juegos con las espumas, tu mp3 trayendo a la memoria canciones del pasado. Bueno hay que darle carta libre a la memoria, porque por más que estes de vacaciones los mejores recuerdos llegan como invitados de lujo para traer a la memorias momentos inolvidables. Que el descanso sea el mejor y que sigas disfrutando de esa playa con sus bemoles con olor a mar y recuerdos imborrables.

Buen descanso. Un beso enorme.

Maya