lunes, 17 de septiembre de 2007

La casa de té


Existe una casa de té. La casa de té de la luna de Agosto. Su nombre te hace evocar noches cálidas en las que la brisa mueve los farolillos que hay en su entrada y la ténue luz que sale de sus aposentos, te hace estremecer.

No puedes acceder a ella facilmente. Sólo si cierras tus ojos y dejas salir libremente a tu imaginación.

Tiene un pequeño camino de piedras redondeadas y a ambos lados un jardín Zen. Si entornas un poco tus ojos, entre la penumbra descubrirás un lago donde flotan, moviéndose de una manera cadenciosa, unas flores de loto y donde se reflejan las ramas de aquellos cerezos llenos de brotes, que quieren estallar.

Sigue hacia adelante y escucharás las dulces notas del shamisen, acariciado por las suaves manos de una geisha. ¿En quién piensa? ¿Cuales serán sus ensoñaciones?

Percibes movimientos lentos dentro de la casa, y te preguntas con curiosidad quienes pueden estar.

Hay tres geishas. Les enseñaron a tocar el shamisen, a hacer arreglos florales con la antigua ciencia del Ikebana,y a realizar con sumo esmero la ceremonia del té. Eso es lo que saben hacer y a eso se dedican. No tienen muchos clientes pero sí, elegidos.

Ellos saben que sus preocupaciones desaparecerán en los oidos de las geishas. Vienen al anochecer cuando comienzan a salir las estrellas y marchan al amanecer.

Ninguna palabra de amor saldrán de sus labios pero los sentimientos flotaran por toda la estancia.

Quieres entrar pero tienes miedo de romper todo aquel encanto y observas la delicadeza de movimientos, el aroma del té y la música que te envuelve. Piensas: ¡Otro día me atreveré! Y con ese pensamiento en tu corazón te vas marchando.

Va amaneciendo y miras hacia atrás y ves como con los primeros rayos del sol, la casa va desapareciendo. No temas... Cuando la luna salga otra vez, llegará a tus oidos las dulces y ya conocidas notas que la geisha desprende del shamisen, invitándote a volver. Cierra los ojos y... ¡vuelve!


Malena

38 comentarios:

El Viento dijo...

Volar contigo y con tu música es un placer. Tu comentario me ha corroborado que las tauro tenéis una sensibilidad especial.
Besos dulces de shamisen.

Mi Chica dijo...

Suscribo lo que dice Viento:que cantidad de sensibilidad aflora en tu escrito.

Muchos besitos.

Carnmars dijo...

A mi no me gusta el té, pero contigo en esa casa me lo bebo seguro, es un placer estar en ese lugar, es un placer leerte.

Besicos.

El perro andaluz dijo...

Mira que paradoja, me han dado unas ganas increibles de invitarte a tomar un café:)
Luego de los relatos sobre tu viaje, podré decir con absoluta certeza que estuve en China y que me encantó no haber estado ahí.
Un beso muy grande y gracias a ti por tus comentarios post comentario.

Esperanza dijo...

Veo que sigues manteniendo tu esencia propia. Es hora de atravesar el camino de piedras redondeadas...
Un abrazo Malena.

mi despertar dijo...

Mi pasión es el té...me imagino en ese lugar,hasta puedo deleitarme con el aroma de lo verde ...es un sendero de paz y es el que quiero recorrer ahora

Mucha

Supermamá... dijo...

Me transportaste al lejano Oriente en un segundo y la imaginación cobró realismo.

Fantástica manera de viajar sin moverse del asiento...

Precioso amiga...precioso
bss

Trini dijo...

Imposible será no volver a esa casa encantada...
Precioso texto Malena. Un placer leerte.

Besos

Malena dijo...

Gracias por tu comentario, Viento. Y me alegro de que tu madre y tu hermana sean tauros. La unión hace la fuerza. :).Nos veremos prontito.Me hace mucha ilusión. Un beso muy grande.

Malena dijo...

Mi Chica y Carnmars. me encantaría que existiese ese lugar y poderos llevar allí. Seguro que ( Carnmars) aunque no te guste el té, lo tomarías. Besos para las dos.

Malena dijo...

Allan, no nos pelearemos por eso. Tú me invitas a un café y yo a tí a un té. No te arrepentirás. Un beso muy grande también para tí.

Malena dijo...

Esperanza, sabes que me alegro muchísimo de verte aparecer por aquí. Ya sabes que contigo, el sol sale.Besitos.Tienes que contarme muchas cosas.

Malena dijo...

Mucha, ese sendero de paz, estará siempre abierto para tí y el té y su aroma, nunca te faltarán en esta casa.
Gracias por visitarme. Un beso.

Malena dijo...

Supermamá, yo te habré transportado al lejano oriente con este post, pero entrar en tu blog, ya te lleva directamente a ese delicioso mundo oriental. Gracias por tu visita y por tus palabras. Un beso.

Malena dijo...

Trini, cómo le he dicho a Mucha: Esa casa encantada siempre tendrá el camino abierto para tí. Gracias por visitarme. Besos para tí.

fgiucich dijo...

Cerré los ojos y me dejé llevar por el relato. Abrazos.

prometeo dijo...

Evocador y maravilloso.
Hace tiempo estuve en una ceremonia del te. Es como dices, con esos movimientos aprendidos, casi matematicos, perfectos. Todo armonia, fundida la musica con la joven y us movimientos, no sabiendo que marca el tiempo: si la joven geisha, la musica o el aroma embriagador del te.
Un fuerte abrazo.

María Narro dijo...

El mundo de las gehisas es un Sueño.
Un beso.

pd.gracias

Malena dijo...

Fgiucich, vi que me enlazaste a tu blog. Gracias, paso a enlazarte al mío.Besos.

Malena dijo...

Prometeo, ya que tú has tenido la suerte de estar en una ceremonia del té, ¿Sería demasiado pedirte que nos lo relataras en tu blog? Muchos besos para tí.

Malena dijo...

¿Cómo estás María? ¿Te encuentras mejor? Gracias por venir aquí a pesar de estar malita. Un beso para mi princesa.

Calle Quimera dijo...

He disfrutado esa casita de té através de tus ojos,una pena que no entremos hoy.Otro día sin dudarlo atravesaremos su velo. Salud¡¡¡

Miguel Schweiz dijo...

Jo Malena... Qué hermoso es viajar contigo...
Besos

Plasoaris dijo...

En mis noches sonambulas he descubierto muchos sitios pero al final siempre terminaba despertandome en lo mejor de mi paseo. Hoy tuve esa misma sensacion justo cuando estaba a punto de alargar la mano y entrar tu has decido que despierte de mi sueño. No importa estoy seguro de que en mi siguiente visita me dejaras entrar.

Nos vemos en sueños.

Laura dijo...

Adentrarnos en un jardìn lleno de sonidos maravillosos, de esos que nos agudizan el oìdo del espìritu es lo que sucede cuando entramos a tu blog.
Muy lindo regalo para el alma
Saludos

Malena dijo...

Etinarcadia, estaré encantada de invitarte un día a la casa de té. Verás como es adorable. Besos.

Malena dijo...

Miguel, prepara la maleta que te llevaré a más viajes:) Besos.

Malena dijo...

Plasoaris, seguro que la próxima vez el sueño no se interrumpirá. Ya me encargaré yo de ello.Te dejé un comentario en tu blog. Gracias por tus visitas y por tus palabras.Besitos.

Malena dijo...

Gracias Laura por dejarme esas palabras tan lindas. Bienvenida a este tintero y siéntete como en casa de una amiga.Me gustan tus blogs. Un beso muy grande de bienvenida.

Yo-X dijo...

Hola Malena!! joe, ando exo un lio en los blog, ya no ai orden y me kedo sin visitar alguno!! pero ya toy aki, a mi trankilidad, a la casa de mi preciosa Malena, como estas??? un besote gooooordo!!

Ignatius dijo...

Me encanta el té... gracias por los sorbitos que me has brindado...

Besos

Victoria dijo...

Qué bien escribes, Malena.
En cuanto a su contenido quiero decirte que siempre me ha atraido el mundo de las gehísas, sobretodo por lo que hay de realidad, de sueño, de mujeres objetos, de infelicidad, de su vestimenta, de sus rituales...
Y al té, soy adicta, de sabores variados y con aromas de flores.

Fue un placer leerlo. Besos

Malena dijo...

YO-X, cariño, ¿cómo te encuentras? Espero que estés más animado.Cariño no te faltará. Un beso muy grande.

Malena dijo...

Ignatius, siempre brindaré contigo diciendo: ¡A la vida! Un beso y adelante.

Malena dijo...

Victoria, a mí ya sabes que tengo una atracción especial por aquel mundo. Me alegro de que la compartamos.A mí también me gusta el té.No sé si habrás probado el de manzana de Turquía.Es una delicia.Un beso, Victoria.

Durrell dijo...

Me sigue gustando mucho "La casa de té" aunque yo la llamaría "La casa de Malena", para mi ya lo es.

Un beso, dulce muchacha encantadora :]

Malena dijo...

Gracias Durrell, me encantaría ser una geisha. Besos enormes.

Calle Quimera dijo...

Preciosa manera de conocer China, a través de una guía de sentimientos más que de lugares. El próximo día nos apostaremos frente a la casa de té.. Pero seguramente tampoco entraremos. Quzás sea esa una forma más hermosa de conocerla: intuirla, mejor que atravesar sus puertas.

besos.