martes, 24 de noviembre de 2009

Buscando una quimera.




Desde que comenzó la historia, ayer, en la noche de los tiempos, el hombre ha querido seguir siempre una senda que le llevara a conseguir un sueño, una quimera.

Esta historia que os voy a relatar es pura ficción, pero… ¿quién dice que no puede existir en realidad un lugar especial cuya calle principal se llame Calle Quimera?

Yo la encontré hace tiempo y es un lugar encantador, por eso este relato está dedicado a Avalon y a Etinarcadia: Calle Quimera.
…………………………………………………


El sol entrando quedamente a través de las cortinas, ha venido a iluminar mi habitación, mientras un pequeño rayo se ha depositado en mi rostro saludándome con un risueño: ¡Buenos días! He apartado la sábana y mientras me ponía las zapatillas, estiraba mis brazos desperezándome.

El día es espléndido y creo que ayer por la noche lo presentía, porque sobre mi pequeño sillón había dejado preparados mis tejanos, mi sudadera y mis bambas.

Una ducha rapidita, un estimulante café acompañado de tostadas con mantequilla y … allí estaba yo, en la puerta de mi casa dispuesta a hacer una buena caminata.

¿Nunca habéis sentido como si algo o alguien os empujara a hacer algo que no estaba en vuestros planes? Yo sí lo sentí. Era algo que me llenaba el corazón de una mezcla de esperanza, ilusión y alegría y yo… me dejé llevar por ese “algo especial”.

Miré a mi alrededor y me fijé por primera vez en una senda que no había tomado nunca pero que hoy me atraía de tal forma que decidí ir hacia ella.

El suelo lleno de hojas pregonaba con voz cálida que el otoño había llegado. Rojos, amarillos y verdes servían de alfombra a mis pies mientras iba caminando. Los árboles hablaban unos con otros contándose las incidencias del día anterior y yo callaba para no interferir en su charla.

Caminando, caminando, llegué al claro del bosque. Era encantador. Al lado de un viejo roble, las ardillas, las setas, los conejos y las hormigas planeaban sus actividades para el día que había comenzado.

Estaba tan absorta mirándolos que no me di cuenta de que unos metros más allá, había casas de las que salían por las chimeneas olor a leña quemada. ¿Qué podía ser aquello que jamás había visto? Me lo estaba preguntando cuando noté que algo me tiraba de la sudadera. Una presión que no podía identificar, hasta que miré hacia abajo y mis ojos se abrieron con incredulidad.

Encima de una pequeña roca que había a mi derecha, un ser pequeño con chaquetilla verde y pantalones marrones sobre cuya cabeza reposaba un gorro puntiagudo, me observaba fijamente poniendo una sonrisa en sus labios y dándome la mano me saludó con un ¡hola!.

(Continuará...)


Malena

39 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Gracias Okupa......que ganas tengo de que el"continuará" pase de largo y nos envuelvas con esas palabras (o letras pa los listos) que tu y yo sabemos mágicas .La Calle nació por gente como Malena y no es una rosa lanzada al viento lo que te digo,pues bien sabes que no me van las medias tintas....aunque sean chinas.Un beso y salud¡¡¡.

PD :Animo pa lo que te va a soltar Avalon,no veas como se enrolla.Una vez hasta el Irlandés salió corriendo....je,je,je.CRISPIN.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Vengo antes que Avalon...por si acaso...no se como llegué a esa quimérica calle....creo que por las rosas que se le fueron cayendo a la dama ..mi dama oriental...besos

Es un verdadero placer haber recogido esas rosas y descubrir,,,

Durrell dijo...

...continuarà? No puede ser esto de dejarnos con estas expectativas, no.

Un gran abrazo.

Silencios dijo...

Querida Malena: ¿Te parece bonito dejarnos con la miel en los labios? Ainsss, mi niña. Recarga la pluma ya ..... que me puede dar un ataque de ansiedad, jajaja ( es broma, cielo) Me ha encantado, espero el continuara ...

Mis besos siempre.
Pd: besos entregados, y vienen de regreso.

Calle Quimera dijo...

Cría cuervos y te sacarán los ojos... ¿Has visto la paciencia que he de tener pa aguantar al compi que el destino me ha deparado? Ays...

Ea, pues na más por llevarle la contra esta vez no me voy a enrollar. Solo diré que para una persona capaz de entender la conversación de los árboles y de los animales, digna de que un gnomo quiera mostrarse a su vista, las quimeras nunca son tal, sino realidades.

Gracias por usar la tinta de tu Tintero para traer esta Calle a tu jardín Zen. No podría estar en mejor lugar...

Mil besos y mil rosas para ti, princesa.

Pa Manuel T. un besazo también, y pa mi compi...un capón. (bueno, y un beso, pero chiquitillo...)

Wara dijo...

Si responder a ese impulso inexplicable y dejarse arrastrar por él te conduce a un bosque encantado... y nos llevas contigo, vamos allá pero ya.

Besos, Malena, me encanta seguir la estela de tus rosas.

Adolfo Payés dijo...

Bueno nos quedamos esperando.. eso se llama tensión..

Un beso

Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos..

Alimontero dijo...

Querida malena, que lindo encontré tu lugar, le diste unos retoques....
Reconozco que he visitado poco, casi nada a todos...y bueno, de a poco me voy poniendo al día....
este año ha sido algo pesado...;-)

Me ha encantado leerte, como siempre...yespero ese continuará...

Un abrazo con todo mi cariño,

Ali

Elsa dijo...

Querida Malena,
Esperaremos, continuaremos el paseo por ese tu bosque encantado.

Besos para ti, para tus duendes y para Calle Quimera.

Juan dijo...

Malena

Siempre que uno toma nuevas sendas puede surgir cualquier imprevisto sorprendente y que nos da la posibilidad de entrar a una vida paralela, nunca antes vista, o tropezarnos con un alienígena que nos transporte, en un abrir y cerrar de ojos, a su inefable mundo más allá de las estrellas.

En tu caso, te tropezaste con un pequeño personaje que te saludó con un hola...Y estamos esperando ávidamente su continuación.

Un abrazo.

Juan Antonio

TORO SALVAJE dijo...

A ver donde nos llevas Malena.
Parece que va a ser bonito.

Besos.

TriniReina dijo...

Me he quedado con la miel en los labios. Quiero seguir el paseo. Es más, me gustaría tomar un tren hasta la estación más próxima a ese lugar y caminar contigo.

Besos

Jesús Arroyo dijo...

No tardes, por dios, no tardes. Cuando he comenzado a leer el relato me he ido al Sabina con su Calle Melancolía, pero no, ya veo que no.
Lo dicho, no tardeeeeeeeeeeess.

Justy Walker dijo...

Quién no busca un sueño?

Besos

Alondra dijo...

Los impulsos del corazón nunca se equivocan... Espero mordiendome las uñas las aventuras que te prepara ese pequeño "duende".
Trinos y aleteos en tu ventana.

anamorgana dijo...

Que fantástico relato. Espero el continuará.
Besos
anamorgana

Marisa dijo...

Te sigo por esa senda
llena de vida en donde
es fácil comprender
el diálogo del bosque.

Un besiño.

Lola dijo...

Malena: me ha gustado mucho lo que has escrito pero ese "continuará...." me ha dejado a mitad. Espero más. Un beso Lola

Elcio dijo...

Olá Malena.
Dizer que gosto do modo como voce ecreve já é redundancia....rss
Fiquei triste apenas em um momento...qdo cheguei ao fim desse post...agora o que eu faço com essa ansiedade? rsss

Bjs

ElPoeta dijo...

Hermoso y mágico el ambiente que describes, como mágicos son los rincones de esa calle hermosa. Besos, amiga,
V.

Fragmentos Betty Martins dijo...

._________querida Malena






¿donde nos llevas Malena!??
una persona capaz de entender la conversación de los animales_______eres maravillosa


permanezco a l' espera ávidamente la continuación




besos con cariño

Soñadora dijo...

Será un placer visitar de a través de tu mirada aquella calle quimera!
Besitos,

Prometeo dijo...

Realmente un comienzo encantador, delicioso, esperando con impaciencia el nuevo capitulo.
Espero que ya este recuperada, esas cosas hay que curarlas muy bien sino, mas tarde, dan problemas. Cuidate mucho y, tambien, dejate cuidar.
Un fuerte abarzo y mis deseos de tu total mejoria.

Carmen dijo...

Qué bueno que has seguido tu impulso querida Malena, pues al parecer nos llevará por lugares mágicos, que espero con ansias nos describas.
Una cosecha de abrazos

Adrisol dijo...

cuánto misterio!!
me encantó!!

estaré esperando...
besossss

Noesperesnada dijo...

Estoy de paso y es como si algo me empujara a quedarme, presiento sobre mi espalda com una seña que me indica la posibilidad de vivir algo esplendoroso...

Isol dijo...

Me gusta ese continuará porque quiero leer más,me ha gustado! un abrazo!

Silencios dijo...

Mi niña los títulos están todos puestos, son las reposiciones del Silencio de Aimée, uno de los blogs que cierro definitivamente. Así creo que soluciono el problema con blogger y mis desapariciones, no obstante revisaré mi plantilla. Gracias por el dato, princesa.

Mil besos cielo

fgiucich dijo...

Esa Calle Quimera que todos vamos adoptando como propia. Abrazos.

Raquel dijo...

Qué bonita atmósfera has creado para tu relato. Por un momento me he visto allí, paseando sobre una alfombra de hojas de colores.
Ahora me pregunto qué pasará con ese ser de gorro puntiagudo tan educado... :)
Me ha gustado mucho.
Un beso, Malena.

Robërto Loigar dijo...

Hola Malena,
Estoy esperando la otra página...
Me quedé con el sabor de tu lindo relato.


Saludos, siempre ( continuará)

Franziska dijo...

¡Esto si que es una intriga! Por favor, avísame cuando publiques el siguiente capítulo porque puede despistarme y lo sentiría.

Un abrazo.

Maria Clarinda dijo...

E aqui estarei à espera do resto deste texto maravilhoso.Jhs

Catalina Zentner dijo...

Aguardo la continuación de esta historia encantadora...

Abrazos,

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues no tenemos nada mas que esperar, a la nueva entrega. Pasa un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

azul dijo...

wAUUUUUUUUU Que bonito está escrito, bonito y muy bien compuesto literariamente...

Voy a leer el final

La Gata Coqueta dijo...

Esto me lo había perdido la semana pasada pero ya estoy al día...

Porque al leer la siguiente entrada me encontraba un poco perdida, pero ya solucione el motivo....

Seguro que ese Gnomo te llevará de la mano a visitar todas las casas que irradian esa luz de fantasia, encontrandote con aquella que tanto amas, por la hermosura que contiene dentro de ella...

Esa donde a la lumbre de la chiminea te contaran todos los avaatres acaecidos durante el día, tomandote un sorbito de aquello que más te agrade, haciendole compañia a los dueños de la casa, mientras percibes todo el calor que allí se respira...

Algo que la convierte en una Quimera unica.

Un abrazo con las alas al vuelo recibiendo todo el aire de cara...

Hasta dentro de ya.

Marí.

Abuela Ciber dijo...

Aqui seguire el relato mágico!!!

Cariños

alkerme dijo...

Oh! interesante....

Besos