lunes, 23 de marzo de 2009

Reflexión: La piedra como animal de compañía


Hablaba el otro día con una amiga sobre que hubiera sido de nuestras vidas si en vez de actuar de una manera, hubiésemos elegido la opción opuesta.

La verdad es que es un tema que se presta a plantearte muchas preguntas aunque sepas de antemano que no se puede actuar sobre el pasado, pero sí basarte en él para decisiones futuras.

Debemos suponer que de una conducta anterior errónea, nacerá una acertada en el futuro, aunque no lo tengo yo tan claro, pues el hombre es el animal que más veces tropieza con la misma piedra, y a pesar de las heridas, si se la vuelve a encontrar y la herida ya ha cicatrizado, puede hasta gustarle la piedra, aunque en ese caso habría ya un componente de masoquismo.

Y puestos en lo peor, a veces nos juega una mala pasada la memoria selectiva, haciéndonos olvidar procesos dolorosos dando lugar a caer en los mismos y entonces es el momento no de tropezar con la piedra, sino de cogerla y estrellarla contra nuestra cabeza y cual si fueras una madre, mirarte al espejo y decirte: ¿pero no aprendiste, hija mía?

Y como veo que estoy trivializando el tema y para no seguir filosofando, llego a la conclusión de que elijo a la piedra como animal de compañía.

Y digo yo...¿alguna vez aprenderemos?

Ya sé que la pregunta de mi amiga no tiene nada que ver con este final, pero así soy yo, que me salgo por los cerros de Úbeda.


Malena

42 comentarios:

Isabel dijo...

Hola Malena, es complicadillo lo que expones, a veces, aunque hubiesemos elegido la opción opuesta, nadie te dice que las circuntancias también hubiesen sido distintas, y el resultado, mas o menos el mismo. Lo que yo si tengo claro, al menos en mi, es que siempre me guio por el corazón, y claro, tropiezo muchísimas veces en la misma piedra, pero como dicen que "sarna con gusto no pica", pues eso, que también elijo yo piedra como animal de compañia. Un beso

Adolfo Payés dijo...

Definitivamente intenso para continuar y no terminar pero, que el animal . osea el se humano tropieza siempre con la misma piedra pues es cierto y seguirá haciéndolo..


saludos fraternos

un abrazo inmenso

Noelplebeyo dijo...

A pesar de la complejidad, desde mi punto de vista, muchas personas, tropezamos continuamente con la misma piedra,enormes chichones nos adornan, y es que a veces prefieres que te golpeen a traicionar una manera de ser y de pensar. También, con el tiempo duele menos.

Saludos

Mar y ella dijo...

Yo no he tropezado con la misma piedra,pero si con otars....tengo las rodillas moreteadas.....no esta en las piedras el asunto...es que aunque aprendemos,nos rebelamos a que no sea como en nuestra mente esta...y te dices...como va a ser asi??.....y vamos que nos caemos una y otra vez......



Un abrazo....


Mariella

Adrisol dijo...

en general, el hombre tropieza mas de una vez con la misma piedra!!!!!!!!!!
tenemos todo para saltarla,pisarla,rodearla......y sin embargo volvemos a tropezar...............
lo bueno es que nos volvemos a levantar y seguimos, no??

un abrazo, reina y gracias por compartir

Annick dijo...

En general es verdad que tropezamos varias veces con la misma piedra ; pero llega un momento en que esta piedra la rodeamos o le damos una patada....es question de tiempo y de edad.
Se lo digo por experiencia !
Saludos a todos.

fgiucich dijo...

No, creo que nunca aprenderemos, pero es muy bueno dar vueltas sobre este tema que es tan usual es nuestras vidas. Me equivoquè tantas veces y esos errores forman parte de lo que la gente llama "experiencia". No obstante, las piedras y los pozos, cuando me ven, huyen despavoridos. Muy buena reflexiòn. Abrazos.

SOL dijo...

Male.
YO SOY UNA PERSONA QUE CONFIA MUCHO Y eso me hizo tropezar muchas, pero muchas veces con la misma piedra y con otras similares.
Pero aprendí que lo mio no es masoquismo.. es tratar de darme la oportunidad que me demuestren que esa piedra puede transformarse en algún momento!!!
Besotes cielin, llenos de luz como siempre!!!

Soñadora dijo...

Creo que solemos tener memoria frágil y olvidamos a veces con que piedra fue que tropezamos! Y quién sabe, como las circunstancias van cambiando, de cada tropezón va quedando un nuevo aprendizaje.
Besitos,

Moony-A media luz dijo...

Bueno, siempre nos queda agarrarnos a la filosofía popular que dice aquello de "más vale una piedra..."
Por algo será :)
Aunque hay piedras de esas con las que tropezamos de las que aprendemos mucho. Tanto, que si la vemos de lejos otra vez, salimos pitando hacia otro lado.

Un beso.

alkerme dijo...

Nunca me he planteado qué hubiese ocurrido si en lugar de aquello hubiese elegido lo otro, tal vez porque seguramente irían apareciendo infinidad de opción y se me escaparían...

Sí me he planteado por qué tropezamos una y otra vez... Concluí definiendo al ser humano como "animal tropezante"

Besos, Malena

María Narro dijo...

mi niña, equivocarse es la mejor forma de aprender por lo que las piedras serían los mejores maestros.
¿siempre tropezaremos con la misma piedra? pues me temo que mientras sigamos siendo humanos y estemos vivos así será.

un abrazo.

Fragmentos Betty Martins dijo...

.______querida Malena



____parece que algunas personas les gusta poner las piedras en su camino y no de aprender_____pero duele


________es el destino:
vamos que nos caemos una y otra vez____...




________///






besos con cariño

Mucha dijo...

Estoy tratando de aprender dia a dia y lo estoy logrando.Besos de lunes por la noche

el mercader dijo...

De piedras esta lleno el camino, y tropezamos con ellas reiteradamente. Pero a veces la piedra no es obstaculo , sino pilar sobre el que se apoya toda la estructura. No es mala compañia la piedra. Cuando da firmeza y no obstaculiza el camino. A ver si en vez de obstaculo, la piedra es puerta que no se abre y por ello se vuelve continuamente a ella?

Jesús Arroyo dijo...

Malena:
¿Sabes una cosa? Hace muchos años, una muy buena amiga, me escribió la historia de un águila acompañada de una piedra de río. No había celebración alguna, fue porque si. Tuvimos una conversación grata e intensa y no nos volvimos a ver. De esto hace veintitres años...
La piedra está sobre mi escritorio, sujetando versos.

Soledad Sánchez M. dijo...

Hola, reina:

Yo filosofo a pequeñas dosis. Siempre que tropiezo en la misma piedra (ésa que tengo yo también como mascota) me digo que es lógico, porque nunca soy la misma persona que tropieza.

... o si soy, en parte, pero en parte no.

Como ves, esto es tan complicado, que NI a pequeñas dosis.

Un beso.

Soledad.

Trini dijo...

Si no nos equivocásemos muchas veces, o sea, si no tropezácemos muchas veces, con la misma piedra, acaso seríamos menos humanos, no?

En todo caso, intentaremos aprender de los tropezones, así el siguiente sea menos doloros.

Besos

La Gata Coqueta dijo...

Con el presente hacemos el futuro y como puedes ver lo construimos nosotros mismos, con lo cual tenemos lo que hemos echo...

Luego eso de tropezar siempre en la misma piedra debe de ser que soy muy rarilla, por donde tropiezo una vez procuro ni acercarme para que no me salpiquen las intransigencias humanas por segunda vez.

Un abrazo amiga querida y cuidate.

Mi Chica dijo...

Y qué piedras!

Un beso Malena.

Nine dijo...

Yo tropiezo una y otra vez con la misma piedra. Existen varias piedras con las que no paro de tropezar y claro que me recrimino, me digo que es la última pero de pronto estas piedras se vuelven casi humanas y ahí tienes a Nine dándose un nuevo batacazo.

En fin Malena, que somos demasiado confiadas pero estamos hechas de esa materia y no sé si hay remedio.

Cuando es la misma piedra una y otra vez llega un momento que no duele tanto, pero amiga… si es una piedra nueva y ocurre…uf, ¡cómo duele…!

Besitos, Malenita, magnifica entrada.

Miguel Schweiz dijo...

Yo no sé si nos equivocamos... puede que todo es necesario, la cuastión sería para qué y esa respuesta me da que no está en nosotros...

Miles de besos Malenita (¿Ya más repuesta?)

Jessie dijo...

Ay Malenita, pues sí es cierto lo que decís.

Sabés, cualquiera podría pensar que qué es eso de que la piedra puede ser animal de compañía, pero yo no, es curioso porque en un dibujito animado ví que hasta medio mundo se peleaba por una piedra, jeje!

Y también es cierto lo que decís de que el hombre es tan tonto que se traopieza con la misma piedra más de una vez, y por lo tanto ya no es accidente, uy!

Asíque entonces por eso Dios creó a la mujer, porque somos más inteligentes que los hombres, jejeje!!! ó no?

Te saludo y me despido de mujer a mujer

Atentamente:
Jessie, tu princesa amiga

Calle Quimera dijo...

Yo creo que tropezamos con la misma piedra una y otra vez con la vana esperanza de que en esta ocasión no chocaremos con ella, de que no nos hará caer porque la experiencia siempre es un grado, y ahora estamos sobre aviso. Y también porque muchas veces no reconocemos la piedra... Ni nos damos cuenta de que está ahí. Cuando somos conscientes, ya hemos tropezado con ella.

En cuanto a lo de qué hubiese sido de nuestras vidas si en vez de actuar de una manera lo hubiésemos hecho de otra... bueno, es algo que solemos plantearnos cuando algo nos va mal. Jamás sabremos la respuesta a esa pregunta, pero ¿y si aún nos hubiera ido peor? La posibilidad existe, así que nunca me cuestiono eso, al menos, cuando ya no hay remedio, y menos aún cuando la opción que elegí falló. Es añadir sal a la herida...

Besos, princesita.

digler dijo...

mnas que tardar en aprendercreo que tendemos apensar que no cometeremos los mismos errores,o no nos sucederña lo mismo, y ponemos a pruebas ciertas situaciones.

claro,los resultados a veces nos demuestran lo equivocados que estabamos

Prometeo., hay que apreder de todo dijo...

Y buen animal de compañia, hay que aprender de todo incluso de una humilde piedra (uno de los sacrificios era ponerse una china en el zapato...)errar es aprender y arrieros, mal que nos pese, somos todos y en el camino, con las piedras, nos encontraremos. Buena ironia en tu post un poco negra pero muy valida...un fuerte abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

No, no aprenderemos, quizás mejoramos algo, pero todavia nos guíamos por pasiones, y que dure, y así es muy fácil volver a tropezar.

Besos.

Sandokan dijo...

Certamente que o caminho para a felicidade não é fácil de encontrar. Porém, há uma frase célebre de Aristóteles com a qual eu concordo plenamente: "A felicidade é feita por nós próprios". Assim, se desejamos encontrar a felicidade, nós é que temos de construí-la, tentando criar um mundo (interior e exterior) que nos satisfaça mais verdadeiramente. É importante estarmos em harmonia connosco próprios, fazermos aquilo que gostamos, que realmente nos faz sentirmo-nos bem (como por exemplo: ouvir música, ler ou apenas relaxar), nem que seja, apenas, uma hora por dia, bem como estarmos rodeados de pessoas que nos confortam, que nos dão carinho e uma palavra amiga e tentarmos, ao máximo, fugir de ambientes que nos deprimem e nos stressam. Mas, não podemos estar passivamente à espera que a felicidade venha até nós ou que alguém a traga simplesmente. A receita para a felicidade é simples, nós é que a complicamos... É importante lutarmos pela nossa felicidade, mas, igualmente, pela dos outros, uma vez que da deles depende a nossa. Por isso, se não custa, assim, tanto ser felizes do que é que estamos à espera?! É que a vida é demasiado curta para sermos preguiçosos...

Sergio dijo...

Malena analizar ¿qué hubiera pasado si damos un paso diferente al que fue?, es difícil discernir y no le veo sentido profundizar, mejor seguir apreciando el destino que con nuestras acciones construímos.

Caemos y volvemos a caer.

¿Cuántas veces nos golpea el amor y volvemos a amar?

Las que sean y no digo sólo al amor de pareja, de todo tipo. Al menos en mi caso creo que nunca dejare de amar.

Saludos

poematar dijo...

Olá, gostei deste espaço. Boa pergunta esta:"Y digo yo...¿alguna vez aprenderemos(...)". Difícl aprender, porque, por vezes, não sabemos distinguir o essencial do acessório. Um abraço. Dá um salto até ao meu poemar-te.blogspot.com

Fragmentos Betty Martins dijo...

. _______Malena querida



es muy simples. escribe en Español y hace la traducción para Francés y después del Francés para el Portugués. Link del traductor del Google es este:

http://translate.google.pt/translate_t#


me pregunta si es necesario algo más. vale!





besos con cariño

Dashina dijo...

Yo creo en el componente masoquista del ser humano. Que además se acentúa a medida que se llena nuestro cuerpo de cicatrices.

No es que no aprendamos, es que no queremos!

Besos

Fede dijo...

Querida Maalena,
Oíste eso de "Dios escribe derecho con renglones torcidos"? Yo siempre he pensado que a fuerza de tropezar en la misma o en piedras similares acabamos encontrando nuestro propio destino. Lo malo sería haber tropezado una sola vez. A fuerza de tropezar y tropezar unos errores van corrigiendo los otros.

El antifaz dijo...

La de veces que he tropezado yo. Y las que me quedan, porque pienso seguir haciendo las cosas a mi forma, y eso, conlleva tropezón.
Duele, pero, cada vez menos.
Un beso mi dama oriental.

©Claudia Isabel dijo...

Si amiga, somos repetitivos. Fijate que es común el modelo, es decir, tener parejas similares y cometer los mismos errores sabiendo de antemano que no va a funcionar...es propio intentar cambiar el fururo sin cambiar de caminos, usando siempre la misma estrategia...
Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pensar en como hubieran sido las cosas, no lleva a nada. Las cosas son como son. Y cuando más rápido se adacte uno a las circunstancias, mas intensamente vivirá...


Saludos

salvochea dijo...

No está mal pensada la propuesta,
pero si coges una piedra, procura que sea pequeña, por si acaso va a parar a tu propia cabeza.

El día que aprendas definitivamente dirás aquello de : Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro.

Saludos desde El Bierzo

Rodrigo dijo...

saludos cariñosos...no sólo con piedras, también con árboles, adoquines, zanjas, .... vaya..tengo más huellas de las que pensaba. Pero, para eso siven las venditas adhesivas...!!!

cariños a granel.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Amiga Malena, una piedra, un destino y como decía aquella Ranchera.

"Una piedra en mi camino, me indicó que mi destino era rodar y rodar...".

Ciertamente se puede plantear así. ¿Acaso no somos piedras de rio que con el paso del agua, del tiempo, con el roce, vamos perdiendo nuestros picos, nuestras aristas más agudas, nuestra belleza desnuda para convertirnos en cantos rodados?

Like a rolling stone decía otra canción de Dylan. En efecto no se si nuestros mejores amigos serán las piedras...Pero si te diré que nuestros bolsillos, están llenas de ellas.

Besos amiga y gracias por tus palabras de ánimo. Mi barco creo va hacia buen puerto, no te preocupes, aunque creo que por delante tengo aún algunas jornadas de densa niebla. Como buen marino haré sonar mi sirena, para buscar una referencia que me guie...Primero escucharé vuestra voz, luego vuestra luz de faro en una isla que jamás estará desierta.

Un beso amiga Mia,

O Profeta dijo...

Do Poeta!
Este ser de contentamento descontente
Que faz da contradição uma rua
Feita da palavra resistente

Que abre os braços aventura
À viagem da emoção plena
Que chora em cais de espera
Que sorri ao afago de brisa terna


Boa semana


Mágico beijo

nuria dijo...

Malenita... aprendemos a lo largo de nuestra vida y hasta el último día creo yo...

mil besitos

ángel dijo...

Gracias por esta reflexión que hace de la piedra, cordilleras.


Saludos...