martes, 24 de junio de 2008

En un tiempo, en un país


Y me voy diciéndote adios. Ilusa de mí, cómo si acaso después de decirlo, se borrase para siempre un tiempo que acaba de entrar en el pasado.

Y me voy intentando cerrar las puertas del corazón, sabiendo de antemano que no se pueden cerrar, que quedan siempre entreabiertas para que puedan salir, inoportunamente, los recuerdos que han pasado a formar parte de un capítulo que ha terminado.

Y me voy por el camino que debí coger hace tiempo, pero que no tuve el valor de comenzar a caminar.

Y sé que a veces, cualquier cosa me recordará a tí y alguna fibra de mi ser temblará al contacto con tu recuerdo, pero también estoy segura de que no hay vuelta atrás.

Que lo pasado, tanto lo bueno como lo malo, emprenderán un vuelo hacia el mundo donde mueren los quereres.

Que quise ser justa poniendo objetivamente en la balanza cada uno de tus actos. Que quise salvar lo insalvable, pero la realidad se impuso y supe que nada volvería a ser igual. Que yo, ya no era la misma.

Que todo había cambiado y la decepción y el dolor eran tan grandes, que sólo me quedó poner la palabra por la que tanto había luchado para que jamás existiera...Adios...


Malena

( Marzo del 2008 )

34 comentarios:

Mi Chica dijo...

Decir adiós cuesta,...y ayuda,pero no borra...al menos rápido.

Un beso Malena

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

hola male... te digo lo mismo.. decir adios cueta.

Bsss. Lo mejor para ti.,

María Jesús Lamora dijo...

No sé si es un texto simplemente o, por el contrario, hablas de ti en él.
Todos los adioses que recuerdo son tristes.
Un abrazo.

mi despertar dijo...

Hasta pronto es mejor, sólo la muerte es para mí Adiós...........

besitos desde aquí

Soledad Sánchez M. dijo...

Malena, preciosa, un adiós es siempre el comienzo de otro ahora.

Un Beso.


Soledad.

Dashina dijo...

Siempre cuesta tomar una decisión que sabes que te traerá dolor a ti y a otros, pero hay ocasiones en que no queda otra opción.

Besos

fgiucich dijo...

Un adiòs tallado como el mejor de los brillantes. Un texto excelente, amiga. Abrazos.

Mar y ella dijo...

Hermosas letras para un acto tan trsite.....No me gustan los adioces,no me gusta cuando el amor se diluye en una palabra Adios........
Tu siempre logras que me emocione.....ufff
Mariella

Adriana Lara dijo...

qué triste y bello

Pablete dijo...

¡¡Que bonito lo que has escrito Malena cielo!!

Me ha tocado la fibra sensible..

Mil besos

Patry dijo...

Que difícil es decir adiós ¿verdad?Y si lo dejamos en un ''hasta pronto''...?
Un besazo.

La implosion en Venezuela dijo...

Le recomiendo tomárselo con soda...Unaco

ElPoeta dijo...

Los adioses son siempre difíciles, pero en estas palabras dejaste una parte de tu alma y es una hermosa despedida, si las hay. Un beso,
V.

Malena dijo...

Gracias por vuestros comentarios y os contestaré en la mayor brevedad. Sólo quería avisar que ha fallecido el padre de mi gran amiga y blogger, Patricia Gold.Mi corazón está contigo Patry.

Descanse en paz.

prometeo dijo...

Bonito para una situacion tan triste y terrible; es terrible decir adios para siempre aunque sea para ir a mejor.
Y, lo malo, es que no sabemos que nos deparara el futuro imperfecto, no somo adivinos y maldita la falta que nos hace.
Bella palbra: adios, para un fin tan triste y deolado.
Un fuerte abrazo.

Trini dijo...

Es que a veces no queda otra que rubricar el temible adiós. Y, cuando un@ comprende, bien; pero, y cuando por mucho que se piense no se encuentran motivos?...

En fin que, como la vida es ancha y el corazón grande...

Besos Malenita

Dédalus dijo...

Ayer visité a Patricia y le dejé mis condolencias por la muerte de su padre. Creo que ese es el único adiós al que le tengo miedo.
El tuyo, el que has escrito, suena a menos adiós por lo bien que "suena".

Besos, Malena. Hasta pronto.

MARIA MERCEDES dijo...

Um Adeus é sempre a promessa de um novo Começo. É a tristeza a caminhar para um sorriso! Agarra a novidade que aí vem!

beijinho

Maria

Mariel Ramírez Barrios dijo...

No sabés ,Malena,cuanto entiendo este post.Es la narración exacta de lo que yo hice un día; y de lo que pasa después.
Nunca se olvida
Ni lo bueno ,ni lo malo.Pero lo malo te ha dejado cicatrices que escuecen para siempre.
Y siempre,siempre,ponemos en una balanza todo ,cada
cosa en su justo platillo.
Y cuando el no-va-más te aturde en los oídos y el dolor no te deja respirar,tener cojones para irte y cerrar la puerta
es salvarte a vos misma
hermana
adelante
hay todo un camino.

Veïna dijo...

Malena!!!

Que tal la revetlla???? la pasaste por Palamos???? el pueblo estaba literalmente lleno, cuanta gente!!!!! yo lo pasé genial y hoy los fuegos artificiales de final de fiesta.

Petonets

mi despertar dijo...

Desde la música hasta las letras

De película!!!!!!!!!!!!

besos eternos

IGNACIO dijo...

Malena amor y despedida van juntitos de la mano, aunque no queramos verlo, todo tiene su principio y su final, aceptarlo tal cúal es cuesta, pero se puede.

Un adiós es siempre para dar una bienvenida a lo que está por llegar, a lo que la vida nos brinda a cada amanecer.

Besos, sin sufrimientos.

El perro andaluz dijo...

El adiós duele pero es sabio decirlo cuando no queda más que decir.
Besotes, querida Male.

manuel-tuccitano dijo...

descanse en paz...bonito homenaje lehiciste..seguro que cuando tenga tiempo y lo lea...se emocionará mucho..un beso...

Nochestrellada dijo...

Hermosas palabras para una despedida...

Un beso

Malena dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. En algún blog leí,que los blogs se alimentaban de los comentarios, y yo añadiría, que de ese trocito de cariño o de amistad que dejais en cada uno de ellos. Eso os hace insustituibles y especiales.

Gracias de corazón por ser como sois.

Os visito en vuestros blogs.

Miles de besos.

P.D/Noche estrellada y Adriana Lara, bienvenidas a este Tintero de China.

Durrell dijo...

Un abrazo muy grande para Patricia. Esos adioses son los más duros de aceptar.

Malena, nadie como tú para transmitir los sentimientos. Creo que me has dejado el corazón encogido desde las primeras lineas.

La revetlla fue un paseo por Sitges contemplando los fuegos en la playa y huyendo de los petardos. ¿Y tú qué tal?

Muchos besitos ;)

Malena dijo...

Durrell, corazón mío, el post no tiene nada que ver con la muerte del padre de Patricia, lo que sí me ha pasado es que me ha afectado por la gran amistad que tengo con ella a pesar de la distancia y he sido incapaz de contestar comentarios porque mi pensamiento y mi corazón estaba a su lado en estos momentos de dolor.

La revetlla la teníamos decidida pasar en Platja d'Aro pero mis hijos nos llamaron para que bajáramos a Barcelona y la celebráramos con ellos y pareja del mayor, así que...¿Quién se niega a una petición de los hijos?

Miles de abrazos gorileros, Durrell, espero que te encuentres totalmente recuperada.

nuria dijo...

No no me gustan los adioses...pero tu lo escribiste muy lindo.

besitos

Malena dijo...

Gracias Nurieta. Hay veces que aunque el corazón se rompa, es necesario decir adiós.

Mil besos y gracias por estar siempre a mi lado.

©Claudia Isabel dijo...

Malena, se puede acaso cerrar las puertas del corazón?
uno se aleja, se escurre, pero el amor es como un puñal que sigue clavado...
Un abrazo

Raquel Fernández dijo...

Decir adiós cuesta tanto, tanto, tanto. Tu texto me conmovió mucho; todavía estoy convaleciente después de mi último adiós.
Un beso muy grande.

Malena dijo...

Clau, nunca se puede cerrar las puertas del corazón. Sabes muy bien que siempre queda un resquicio por donde salen los recuerdos y los sentimientos, pero hay que aprender a ignorarlos por nuestro bien.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Raquel, cariño, todos llevamos en el alma el recuerdo de algún adios y siempre es doloroso. Siempre dejamos algún girón de nuestra alma prendido en él.

Un beso muy grande.