martes, 2 de octubre de 2007

Aromas del ciruelo

Aroma del ciruelo

de repente el sol sale.

Senda del monte.


Matsuo Bashô .

Salgo de mi okiya lentamente, sin hacer ruido. Mis hermanas todavía duermen y no las quiero despertar.

Mi alma está inquieta y necesito salir a buscar el frío del amanecer. Aquel que ha cubierto de escarcha las hojas, semejando perlas que el cielo ha derramado sobre ellas.

Las miro como resbalan suavemente hasta caer sobre las piedras de aquel camino que nos saluda cada mañana.

Respiro profundamente, quiero absorver el aroma de los ciruelos que me regalan la vista con sus algodones rosas. Los miro recortando sus ramas sobre la fachada de la okiya. Parecen geishas bailando la danza de la primavera del río Kamo.

El aire de la mañana las hace mover suavemente y creo ver en su movimiento, los kimonos color pastel de las bailarinas.

Este es mi mundo de la flor y del sauce. Donde puedo soñar libremente e inundar mi corazón con las más dulces canciones. Soy una geisha y siempre quise serlo.

Me quedo todavía contemplando la vista sobre el río. El sol empieza a salir y lo veo reflejarse sobre las tranquilas aguas. Esa visión me hace estremecer y cierro los brazos en torno a mi abrazándome.

De lejos veo a los hombres y mujeres que empiezan a dar vida a los alrededores de mi barrio de Pontocho.

Es el momento de seguir. Con la paz que va llenando mi corazón, iré ascendiendo la senda del monte y allí en su silencio, soñaré.


Malena

18 comentarios:

El Viento dijo...

Porque después de la noche
la luz amanece... SIEMPRE
Siéntate bajo el ciruelo
bajo las nubes y el cielo
Ya te he dicho
y lo repito..
Besos mil
volando
al viento.
Mil besos para Malena
Para Malena mil besos
Y estos versos....

Un abrazo fuerte, fuerte, fuerte.

Rafa León dijo...

Rayos y truenos,
Viento ululando.
Preludio de arco iris.

He leído que necesitabas mimos y he pasado para dejarte un haiku y unos besos.

Calle Quimera dijo...

..como nos has hecho soñar a nosotros. Toda la escena es tan delicada como una ilustración oriental. Una ilustración que de repente cobrara vida ante nuestros ojos, la vida que tu sensibilidad le ha dado. Qué preciosidad, malena...

Un besazo, que te lo has ganao..

fgiucich dijo...

En la senda del monte encontrarás la luz que te guiará hasta la sombra del ciruelo. Abrazos.

en tierra de nadie dijo...

mmmm, qué agradable este paseo contigo... durante unos momentos, me he trasladado a otro mundo, de tranquilidad y sosiego, de calma y de paz... qué placentero el aroma del ciruelo, el frescor de la escarcha, el rumor del agua... y tu compañía.

un beso

etdn

Consuelo Labrado dijo...

Da gusto pasear de tu mano a través de tus palabras, leyéndote se transporta una a los paisajes maravillosos que describes sin necesidad de ir a ninguna parte ... gracias voy a seguir paseando ... Besos

María Narro dijo...

me estás empezando a gustar más tú que 'Memorias de una Geisha'.

Un beso grande.

Anónimo dijo...

Bello, muy hermoso...fuera, en este momento, esta la lluvia de otoño lavando las calles, tirando alguna cornisa y haciendo salir pitando a los bomberos...yo me quedo soñando con el rio Kamo, con Ponchoco, con el Fuji...con el te elaborado ceremoniosamente por mi, la musica de fondo. de otra habitacion; las hermanas practicando el ikebana para decorar toda la casa, y pensando en volver a la caligrafia...
Maravilloso, ¿verdad?.
Un abrazo.

prometeo dijo...

Bello, muy hermoso...fuera, en este momento, esta la lluvia de otoño lavando las calles, tirando alguna cornisa y haciendo salir pitando a los bomberos...yo me quedo soñando con el rio Kamo, con Ponchoco, con el Fuji...con el te elaborado ceremoniosamente por mi, la musica de fondo. de otra habitacion; las hermanas practicando el ikebana para decorar toda la casa, y pensando en volver a la caligrafia...
Maravilloso, ¿verdad?.
Un abrazo.

Durrell dijo...

Me preguntaba yo, al poco de conocerte, si mi querida Malena era una japonesa que vivía en Barcelona y añoraba su país.

Ahora me digo que su alma es viajera y que el Oriente lo ha traido con ella hasta aquí.

Un besito Malena, aguado con la lluvia que está besando los cristales en Barcelona.

Patry dijo...

Como dijo aquel genio esta vida es un sueño...y soñaré. Soñaré.

Paco dijo...

De una dulzura exquisita, Malena.
SALUDOS

Manuel Rubiales dijo...

Eres un tarrito lleno de esencias orientales, exquisitas y preciadas. Tus palabras son como pequeñas huellas de gheisa.
Vino y besos.

Victoria dijo...

Malena, el poema ralla en la dulzura y en la sensualidad. Es muy bonito.
En mi, también despierta cierta tristeza, porque me hace recordar ese otro mundo de las geishas tan duro, tan humillante y tan machista.

Besos

El perro andaluz dijo...

Como acurrucado por las hojas de otoño, así me has dejado...
Besos, Malena querida.

Mi Chica dijo...

"Es el momento de seguir. Con la paz que va llenando mi corazón, iré ascendiendo la senda del monte y allí en su silencio, soñaré".

Me ha encantado.

Besitos Malena.

p.d.si miras en google te enterarás mejor del libro que si te lo cuento yo,merece la pena.otro beso.

♥♥♥JOSELYN♥♥♥ dijo...

Preciosas letras como siempre y la misma sensación de paz me inunda a mí cuando entro a tu casa Malena. Abrazos y Bendiciones Amiga. Chau chau

Trini dijo...

Esta, más que paz,; serenidad, que tanta falta nos hace en ocasiones...

Besos