jueves, 30 de agosto de 2007

El Templo del Cielo.


Atravieso las puertas que dan entrada a la explanada desde donde se divisa el Templo del Cielo. Y lo encuentro allí... sobre las escaleras que suben hasta él.

Su figura se recorta sobre el azul del cielo y se mezclan los colores. El azul intenso, el rojo y el dorado que lo adornan,se elevan con sus alerones intentando tocar el más allá. Subo con recogimiento las escaleras y me acerco con respeto hacia el portalón desde donde puedo observar el altar de las plegarias.

Allí, en el centro, donde los emperadores elevaban sus oraciones, me recojo y dejo también las mías por las personas que llevo en mi corazón. Sé que en ese lugar hay algo especial y aislándome de las personas que me rodean,junto mis manos en oración y desde arriba hacia abajo, presento por tres veces mi respeto a la divinidad que allí mora. Permanezco durante unos minutos abstraida para a continuación, dejar que mis piés se dirijan lentamente hacia su jardín.

El tiempo pasa tan lentamente que da la impresión de que ha dejado de existir. Allá en el centro, con un recogimiento espiritual, un grupo de personas ejecutan ceremoniosamente las diversas figuras del Tai chi. Lentamente, con reverencia, flexionan sus brazos y sus piernas componiendo figuras de gran gracilidad.

Esa parsimonia me atrae y antes de darme cuenta,soy una más del grupo que dejándose llevar, intenta seguir los suaves movimientos. Indudablemente se ha parado el tiempo y ha desaparecido todo aquello que te pueda sacar del ensimismamiento. Espacio, tierra y cielo y en medio estás tú, ensayando figuras que danzan, figuras que vuelan.Compartiendo sensaciones con personas de una raza diferente a la tuya, a la que te sumas rompiendo las barreras.

La sesión acaba con un moviento de manos unidas saludando, al mismo tiempo que en señal de respeto hacia el maestro, inclinas la cabeza.

Se oyen voces cantando, unidas en una sóla voz, melodías nostálgicas cargadas de emoción. Te acercas y con respeto las escuchas. Son hombres y mujeres que llevan partituras en sus manos y con caras embargadas por la emoción, van dejando volar sus voces al cielo de Beijing. Hay un director que las dirige, moviéndo sus manos con la seguridad que da el haberlo repetido muchas veces.

Los oigo y pregunto a mi amigo Gu an que es lo que están cantando con tanto sentimiento y solemnidad. Me lo explica. Son militantes del antiguo Partido Comunista. Los nostálgicos. Que día tras día se reunen para evocar una ideología.
Terminan sus canciones. Recogen las partituras y marchan hasta el día siguiente, mezclándose con el resto de personas del jardín.

Hay niños jugando y mujeres con sombrillas de vistosos colores, para protegerse de los rayos de un sol, que está cayendo con toda su fuerza. Estoy en China.


Malena.

14 comentarios:

fgiucich dijo...

Vine a conocer tu nueva casa. Todo muy interesante y bello, como siempre. Abrazos.

antonieta dijo...

hace tiempo que no recorría tus jardines, casi había olvidado su fragancia y su ternura. perdona el retraso, pero tú que sabes del amor comprenderas que aquello más el exceso de trabajo hacen una combinación fatal que lo único que te puedo traer hoy son ojeras y risas!!!!
presente

María Narro dijo...

Tú estuviste en China, mi querida Malena, pero llevas allí a quien te lea.
Impresionante como describes las sensaciones.
Un beso.

pd. ya te he cambiado la dirección en mis enlaces.

Yo-X dijo...

jo como mola, y pensar q lo unico q conozco de china son de los restaurantes chinos y las tiendas.... molaria ir, pero es q me da algo de miedo.. pq e oido cada cosa ufff, un besito Malena!!

prometeo dijo...

¡Vaya con las impresiones! me dejas sin aliento. ¡Que belleza de lugar!.
Un abrazo.

Heredero de los Sueños dijo...

Malena Mujer... estás ¡en un sueño!.

Quiero agradeceros, mas allá de vuestra visita; pues yo encontré de vos primero... y te hice llegar a mis tierras -que se dicen mágicas- Pero volver aquí y leer esto... es como haberse topado con un rezo y una profecía, eterna:

"Si crees en los sueños... si crees que se pueden realizar... entra. El sendero te llevará hasta el jardín Zen en donde conviven los sueños junto a la paz y la serenidad. Oye el suave latir de las alas de mariposas y la canción que cantan los almendros en flor. Siéntate y escucha sólo a tu alma. Ella te dictará cómo los sueños se convierten en realidad. El Tintero de China se encargará de lo demás".

GRACIAS DE NUEVO.

Oremos juntos por los sueños.

HdQ

malena dijo...

Fernando,gracias por el detalle tan lindo que has tenido de venir a visitar esta nueva casa que es también la tuya.Un beso y sé bienvenido.

Antonieta,me quedo con esas risas tan lindas que me traes.Sé feliz.Un beso muy grande.

María,corazón,gracias por tus palabras.Eres un cielo.

Yo,cariño,tú no tengas miedo de lo que cuentan y hazme sólo caso a mí.Por cierto,¿Qué es eso que he oído de que preparas una buena noticia?.Un besito.

malena dijo...

Gracias Prometeo.Me alegro de que te resulten interesantes mis vivencias.Un beso.

Heredero de Don Quijote,es un verdadero placer tenerte de visita en esta casa donde soñar es una religión.Te sigo en la distancia.Oremos juntos por nuestros sueños.Un beso.

Sally dijo...

Hola Malena, ya veo por qué has tardado tanto en volver. Vaya viaje no?
Después de leer lo que escribes me dan unas ganas locas de ir.

Besotes

Mi Chica dijo...

!Que bonito Malena!Iremos conociendo China de tu mano.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Estás en China, y nosotros contigo, Malena, de tu hábil mano. O quizás debiera decir de la mano de tu corazón, porque para narrar algo con esta exquisitez de detalles y de sensaciones hay que haberlo sentido muy hondo...

Besos, guapa. Es impresionante lo que has contado y la manera en que lo has hecho.

JOSELYN dijo...

Tu pasion Amiga se translado en realidad. magico tintero en china Muchas bendiciones.

PP.DD
Aqui en peru hoy 31 es dia del blog y estoy repitiendo a todas mis amigas lo mismo esperando un feliz dia!!! chau.

Calle Quimera dijo...

Como si lo estuviera viviendo...que gusto el saber disfrutar de todo lo que te rodea.. Abrazos,salud¡¡.

El perro andaluz dijo...

Había juntado mis manos en señal de oración, pero tuve que dejar de hacerlo para poder escribir mi comentario.
Muy lindo.
Un beso.